Amor redefinido

Es habitual pensar que el amor es una cuestión de deseo, de compartir, de locura. Pero en realidad, casi siempre el amor es una cuestión de límites. Son los límites lo que hace que algo sea perfecto o que nos haga daño. A veces, la propia existencia de un límite concreto. Otras veces, el traspasarlo. O la ausencia de límites. La clave, desde mi punto de vista (evidentemente) es que esos límites son personales, y que no hay que darlos por sentado. Por ejemplo, es treméndamente fácil caer en el tópico de amor eterno, amor más allá de la vida y demás. Y es bonito, pero es poco realista. Y todo lo que es poco realista es muy probable que acabe haciéndonos daño. 
La mayoría de las cosas son relativas. La mayoría de las cosas son fluidas. Eso incluye al amor. Y ser conscientes de ello es importante para ser felices. Tanto esto como esto es amor, pero como decía Eysenk, “la comida de un hombre es el veneno de otro”. Y yo estoy encantado con mi veneno. O mi comida :-).

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.