Independenicia. Individualidad. Presiones.

Hace un par de semanas me vi en la tesitura de hablar en tutoría de las conductas pasivas, las conductas agresivas y la asertividad. Luego del estilo atribucional interno y el externo. En fin, muchas cosas que yo no he estudiado, y que no entran en mi campo de conocimiento. Lo que acabé sacando en claro es que estamos pidiendo a personas muy jóvenes que intenten hacer lo que crean que es correcto en un entorno que les grita lo contrario. Los profesores les imponen horarios y normas que muchas veces no son explicables ni justificables. Los amigos y “amigos” les presionan para llevar a cabo actos y conductas por la obligación de pertenecer a un grupo. Los padres, con frecuencia, no logran realmente comunicarse con sus hijos. Y yo, en dos horas, tengo que convencerles de que hay que ser uno mismo, no dejarse presionar por los demás, y buscar lo que queremos en la vida.
El asunto es que hay veces que hay personas que, aún siendo muy jóvenes, son así, o tratan de serlo. Independientes. Consecuentes. Resistentes a las estupideces del mundo. Yo conozco a alguna que otra :-). Pero muchas veces esa misma independencia, ese mismo impulso de ser conscuentes consigo mismas, les lleva a alejarse de las rutas académicas prefijadas (por ejemplo, a dejar el instituto antes que repetir un PCPI). ¿Qué queremos? ¿Estudiantes brillantes? ¿Personas independientes y con personalidad? ¿Robots sumisos? Vamos a tener que aclararnos, porque estamos tirando para muchos lados al mismo tiempo, y los chavales se nos van a acabar rompiendo así :-).
Si pides coherencia, sé coherente. Si pides responsabilidad, concédela. Si pides independencia, dala. Pero después no juzgues. No cohartes. No castiges. Tal vez no sigan el camino que habíamos pensado, pero tal vez esté bien (ahora es cuando debería repetirme enormemente y decir lo de Eysenck, de que la comida de un hombre es el veneno de otro. Pues no pienso decirlo).
Como padre, voy a tratar de ser siempre coherente. Como educador, intento tratar a cada uno como se merece (responsabilidad para el responsable, que decía LaVey). Como amigo de alguien que ha seguido su propio camino, sin que la juventud o las opiniones ajenas la influyeran, para mí eres estupenda, sigue así. El resto del mundo, me es indiferente.
J.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.