Tron, muchos años después, y el efecto Ubuntu

Anoche vi Tron Legacy. Hace unas semanas cometimos el error de volver a ver Tron, y nadie nos devolverá esa hora y media de nuestra vida (que aburrido, por favor. ABURRIIIIIIDO), pero ha valido la pena por ver la evolución estética tan interesante que han hecho con todos los conceptos visuales de la película original: las motos, los “paranoides espaciales”, el barco que va por el haz de luz, los trajes. Está todo (vale, los tanques no), pero mejorado. Muy mejorado. Ya no duelen los ojos de verlo tras media hora. También me ha gustado mucho el efecto del Jeff Bridges joven mediante efectos digitales, y ahora tengo de fondo de escritorio a Quorra tumbada en el sofá, pero vamos a los detalles interesantes que te hacen reflexionar.
1) ENCOM: el efecto Microsoft. Una multinacional muy mala, que monopoliza el mercado de los sistemas operativos, y de la cual se dice al principio más o menos “Con lo que cobramos a colegios y estudiantes por nuestro SO, ¿qué cambios hemos introducido en la versión nueva?“, a lo que responde el malvado directivo “Hemos cambiado el dibujo de la caja”. Todos tenemos claro hoy en día que Microsoft es malo, y el prota y su papi creen en el software libre, y que debería ser de todos, que se pensó para que fuese así y ahora lo están vendiendo malvadamente. Lo cual nos lleva a la segunda parte:
2) Tron y Ubuntu: en realidad, el SO de ENCOM se pensó para ser gratuito, y cuando vemos en un pantallazo la terminal, resulta que, directamente, están corriendo Ubuntu :-).
tron-legacy-ubuntu
Fijaos al final de cada línea que está corriendo en el terminal :-). Usan Ubuntu, pero está feo decirlo. Ese es un detalle interesante, igual que en Matrix, cuando hackeaban la terminal utilizaban Linux. Un pequeño toque de realismo.
3) Usuarios vs Programadores: en la película original de Tron, la dualidad era programas y programadores. En la de ahora, es programas y usuarios. Los programas luchan a favor o en contra de los usuarios, no de los programadores. Así es como ha cambiado el mundo en los últimos treinta años: antes la informática era de unos pocos, y ahora de todos. Es curioso, porque de modo subyacente mantienen la diferencia. Flynn hijo es (más o menos) un usuario, y pega leches, conduce como un profesional, hace salto base… Es el Batman de la peli :-). Y los programas pegan leches, conducen, hacen salto base… Y luego llega Flynn padre, que es el auténtico programador, y hace el efecto Matrix :-) (no de dar patadas voladoras en bullet-time, sino de reprogramar el código). A mí me ha molado :-). [También hay otros momentos Matrix, como el pseudo Merovingio del club, pero menos interesantes. Y esto no es necesariamente una crítica. Quejarse porque una película de un mundo virtual informático tenga cosas al estilo Matrix es como quejarse porque un libro de fantasía medieval tenga cosas al estilo de El Señor de los Anillos. Y el momento Darth Vader del principio, claro :-)].
Conclusión: un 7 :-). Más si de pequeño vistes la antigua.

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s