Sombras de invierno

El invierno se aproxima con su huella de cansancio y su sombra de tristeza. El descanso y la fiesta aún están a un mundo de distancia, pero la prisa, el peso del esfuerzo y las montañas de trabajos y exámenes ya están aquí, para informarnos de ese final casi inminente. Es cierto que mañana, o quizás simplemente dentro de un rato ya se me habrá olvidado, pero ahora mismo todo me agota (y todo es los trabajos que hay que corregir, los exámenes que tengo que preparar, las evaluaciones de los niños del programa de Acompañamiento, los horarios y profesores de los grupos interactivos, la presentación para las charlas de alfabetización digital de cuarto, y probablemente más cosas aún que ahora se me están olvidando y que el lunes saltarán sobre mí en cuanto vuelva al instituto, como preparar los carnets de la biblioteca de 1º). Afortunadamente hay cosas que me permiten recuperar fuerzas. Escaparme una pizca. Y son las cosas que todos entendemos, como el abrazo que llega a tiempo, esa naricita fría encantadora, un “¡Paaaapiii! ¡Paaaapiiii!” en el momento adecuado. Y la música. Siempre la música. Que es otra forma de decir la belleza. Así que el lunes comenzaré a andar cuesta arriba hacia el instituto, pondré en marcha la música, y en 1′ 36” el mundo se detendrá un instante, y la magia me impulsará para cruzar otra semana más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s