Silencios

A veces me cuesta decir las cosas. Porque me hago el fuerte. Quizás porque a veces soy fuerte. Me voy echando el peso en los hombros, suponiendo que aguanto. Cosas pequeñas. Medianas. Grandes. Casi siempre respiro hondo, sonrío y sacudo la cabeza, y continúo avanzando. Otras veces no. Son pocas, pero a veces sucede. Y en esos casos me cuesta muchísimo decir lo importante. Pero de momento voy logrando decirlo. Y todo avanza, y seguimos en el camino. Y eso es bueno.

Aunque a veces me sienta en el corazón de un triskel, y otras sobre un taburete que no logra asentar firmemente ninguna de sus patas.

Pero nadie dijo que sería perfecto. Todo lo contrario.

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s