El equilibrio es imposible

Todo fluye. Todo está en continuo movimiento. Emociones, personas, relaciones entre personas, días, horas, estaciones. Trabajo y descanso. Amor y desamor. Todo lo que no está creciendo, está menguando. Todo lo que no está frenando, está acelerando. Lo estático, lo estable, es una ilusión a la que a veces nos aferramos con la inútil aspiración de congelar un instante. Pero no es posible. Sólo lo que se transforma continuamente puede resistir los embates de la vida. Aunque ya no sea lo mismo que fue antes. Y eso no es malo.  Lo malo es oponerse al cambio, a lo que fluye, a la vida. Todos queremos otra cosa siempre. Esa es la condena de la condición humana.

A veces tú mismo tiras la piedra. A veces es otro. Pero la avalancha tarde o temprano es inevitable. Aprovechar el momento. La piedra, el estallido, el alud, el impacto, la asfixia, el volver a alcanzar la superficie y aspirar el aire. Vivir en el movimiento. Porque parados, el equilibrio es imposible.

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s