Reflexiones de feria

Antes de nada he de dejar claro que no me lo pasé mal. Fui porque quise y me apetecía, para estar con Patri, y porque habían venido mis cuñados con ganas de feria. Así que allí fui por mi propia voluntad y mi propio pie, y no me quejo de ello. Pero sí tengo gamas de reflexionar un poco. ¿Que cómo fue?

Como decía ayer en Twitter, en todos los sitios que estuvimos y en todo el rato que estuvimos, yo fui el único tío con melena. Era un poco estar de vuelta en Medicina, en plan “seguro que encajo en un sitio pero no es aquí”. Evidentemente, la música tampoco me decía nada (nada bueno, vamos).
¿Conclusión? Fui allí por la compañía,  así que supongo que volvería a hacerlo… el año que viene como muy pronto. Pero si alguien pretende sacarme a la feria por gusto, creo yo que tendría que ser por el lado metalero/concierto.
Moraleja: cuando no bebes, la feria es como el metro. Puede resultar interesante o curioso, pero se me ocurren infinidad de sitios a los que ir desde allí en vez de quedarme.

PD: Y volví con unas inexplicables ganas de ver 300, no sé por qué.

PDD: Hoy pienso escucharme toda la discografía de Nigthwish (del de verdad, con Tarja) para irme desintoxicando.

J.

Anuncios

Un comentario en “Reflexiones de feria

  1. Cierto. La feria sin el acicate del alcohol y el ligoteo se queda prácticamente en nada. ¡¡No estás sólo compañero!! :))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s