Extremos irreconciliables (El Señor de las Moscas)

obey_resist_by_wthfeather-d3l72la

Esta vez el texto que he mandado a Cuarto de ESO tenía como punto de partida una sociedad dirigida por adolescentes o formada sólo por ellos. Y la respuesta en realidad ha revelado dos respuestas, en general irreconciliables.

Por un lado, están los que definen ese nuevo mundo por dos conceptos: alcohol y drogas. ¿Qué es ser adolescente para la mitad entonces? Emborracharse, fumar porros, salir de fiesta, y vuelta a empezar. Que sí, que es algo muy extendido. Que es la mitad de la gente. Pero sigo sin entenderlo. Si bebes, ya no eres tú. Si tomas droga, ya no eres tú. “Fue una noche increíble, no recuerdo nada”. Llamadme raro, pero a mí me gusta recordarlo todo, a mí me gusta hacerlo todo yo mismo porque yo quiero. No el yo borracho ni el yo drogado. “Es que te sientes muy bien”, me dicen. Y también te sientes muy bien haciendo otras cosas que no requieren de eso. Pero no me voy a poner especialmente dogmático. Que cada uno haga lo que vea. Paso entonces a la otra mitad.

La otra mitad es la que prefiere no salir un fin de semana antes que salir a emborracharse sin más. Que lee. Que piensa. Que hace cosas diferentes. Y esto es importante, porque todos los miembros de la mitad del párrafo anterior hace lo mismo, exactamente lo mismo. Mientras que esta mitad no es una mitad, son un conjunto de individuos, y como cada uno hace lo que le apetece, carecen de la fuerza social de los otros. Yo afortunadamente conozco a bastantes de estos. Me los voy encontrando por bibliotecas, partidas de HvZ, salones del cómic. Tenemos cosas de que hablar. Me enseñan cosas y a veces yo consigo enseñarles algo. ¿Cómo qué? Que es bueno que sean así. Que tienen el derecho a serlo, aunque la otra mitad parezca dispuesta a arrebatárselo. Que está bien. “Es que eres un marginal que no viene a jugar al fútbol”. “Es que eres una rancia que no vienes a emborracharte y a que te metan mano en un portal”. Es que sois unos frikis que os disfrazáis de cosas. O salís a correr con pistolitas de plástico. Y así, esta mitad, como está dispersa, como va recibiendo el golpe continuo de martillo de la mitad “normal”, no acaba de ser consciente de que realmente es la mitad, y tiene el mismo peso, como mínimo. Si no más. Y todo el derecho del mundo a ser como es.

Somos lo que somos. Y es bueno. Y es correcto. Y es lo que somos. Eso no debería ser olvidado nunca. Así que hoy voy a dedicar esta entrada a los que se quedan el sábado en casa, a los que llevan bandanas de Naruto, a los que visten de negro, a los que se ponen el pelo azul o querrían hacerlo, a los que escuchan música indie alternativa, a los que sienten que no encajan y no se han dado cuenta todavía que no tienen por qué encajar. No os dejéis. Resistid.

Paciencia. Suerte. Valentía. Hay gente como tú ahí fuera. Seguro.

J.

PD: Y mientras se aguanta el tirón, siempre se puede fantasear en que vendrán los monstruos a matar a toda la primera mitad -.-. La fantasía no hace daño :-D

Anuncios

2 comentarios en “Extremos irreconciliables (El Señor de las Moscas)

  1. Chapeau por el texto ^^

    Dando mi visión sobre el tema, considero que también existe una tercera variante: aquellos que, aún con una edad tan revuelta y confusa, están justo en el centro de ambos bandos.

    Esos adolescentes que salen con sus amigos que salen de botellón, pero que ellos ni beben, ni se drogan, son responsables e igualmente se lo pasan bien con sus amigos.

    Aquellos adolescentes que leen, prefieren quedarse en su casa (o en casa de un amigo) jugando a cualquier juego, hablando, o chateando con alguien.

    Lo normal es lo que cada persona quiera considerar como “normal”. Hay personas que se “venden” para ser aceptadas, otras que simplemente no son aceptadas por la mayoría y otras que simplemente van a su bola, si tienen suerte de encontrar personas como ellos bien, si no siempre estarán buscando la forma de ser aceptados socialmente por alguien…

    Tema complejo, pero para mí, no tan extremista….^^

  2. La cosa es que esto no es lo que yo he vivido como adolescente. Sino lo que voy viendo ahora a través de textos, de conversaciones, de las personas a las que voy conociendo. Yo era el que iba de botellón sin beber, e incluso que pasaba el porro sin probarlo. Por eso, y por un par de detalles más de los últimos días, me ha salido la entrada extrema, porque no todas, pero sí muchas de esas personas jóvenes son extremas, y la agresión está ahí, latente. Y no sólo latente, sino visible cuando se da voz.
    Hace un par de semanas en el periódico del instituto creamos ¡Desahógate!, en teoría para publicar tonterías anónimamente y echarnos unas risas. Pero ya he leído más de una y de dos cosas serias. Y me entran ganas de repartir collejas. Y como no puedo, hago entradas que me salen extremistas :-D.

    ¡Desahógate!: http://desahogatedracma.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s