Luchas necesarias

El otro día leí un artículo muy didáctico de la Mosca Cojonera (Si es que vas provocando). Y después lo completé con el vídeo de Alicia Murillo que nombraba (San Valentín para machirulos), y decidí coger las dos cosas, y llevármelas a mis clases de Taller de Comunicación de 3º de ESO. Quince años de media, para los despistados. Leimos el artículo, vimos el vídeo, y hablamos un poquito. El artículo, siendo un ejemplo genial, les daba pereza por eso de que hay que leer. El vídeo, que dice más o menos lo mismo pero visualmente, y con toques de humor, les llegó mejor. Y luego el día siguiente les pedí que reflexionasen (por escrito) sobre “Sexismo y Educación). ¿Qué pasó?

Pues pasó que al principio no había nada de lo que hablar. Que vivimos en un instituto superguay y coeducativo. Así que para romper el hielo yo les he dado un par de ejemplos de otros lados, y han empezado a enlazar una cosa con otra. Y al final resulta que mi instituto es tan machista como cualquier otro. Oh, dios santo, ¿cómo va a ser eso, con lo chicos e inocentes que son? Pues por ejemplo, haciendo una pintada en el baño de los chicos para que la gente votase a la chica más buenorra del instituto (de entre las cuatro candidatas propuestas). O que los “amigos” practiquen el tiro de objeto al canalillo de sus amigas, “porque es de broma”. De broma les daba yo con un mangual en toda la boca. En fin, que me sale el lado poco didáctico. El problema esencial es que todo esto lo han ido viendo y me lo han ido contando ellas. Igual que me han contado que fuera del instituto les pasa lo que les pasa a todas las mujeres: señores mayores que murmuran cosas, coches que bajan la velocidad para mirarte de aquella manera, silbidos y ruidos variados, bromas y gestos cuando sales a correr… Así hasta la nausea. Literal, del ascazo que da y lo cotidiano que resulta.

El problema es que en general ellas viven con esto. Y en general ellos no son conscientes de todo lo que eso implica.  Así que cuando hablo de feminismo, de machirulos, de tijeras de podar penes, ellas ya saben perfectamente de lo que hablo. Y ellos creen que no va con ellos. Aunque es estadísticamente seguro que tendré algún machirulo (más de uno) entre mis alumnos… si no hacemos algo para remediarlo.

La foto es de Memes Feministas. http://memesfeministas.wordpress.com
La foto es de Memes Feministas. http://memesfeministas.wordpress.com

Así que esa es mi conclusión. Que el año que viene hay que empezar a hacer algo. O varios algos. Consultar con mi compi la orientadora. Juntarme a pensar con las futuras alumnas de cuarto, que hay chicas geniales con la cabeza perfectamente bien puesta, y no sólo con las ideas adecuadas sino también con la energía y la valentía para llevarlas a cabo, estoy seguro. Y lo que se diga entre iguales vale más. Y empezar a atacar desde primero de ESO. Y tratar de subir desde ahí. Lo que se pueda. De un modo activo. De un modo combativo. Rompiendo los esquemas que sea necesario para hacer visible lo que es una realidad para media humanidad, y un mito para la otra media. No puede ser así. No debe ser así. Y como profesor me siento en la obligación de actuar en el sentido adecuado.

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s