Perspectivas

image

Desde donde estoy ahora tengo frente a mí un inmenso ventanal, y bajo mis pies discurren ríos de luces tripuladas, y la oscuridad no es oscuridad, sino electricidad. Fuera el frío recorre el mundo, pero no consigue atravesar los gruesos cristales que me aíslan de él. Del frío, del mundo. Porque si me doy la vuelta el aspecto de habitación de hotel se desvanece por la presencia de la enorme camilla de hospital, y la bolsa con el gotero, y la pequeña personita que lleva demasiado tiempo atada a ambas. Hay cosas que siempre son demasiado tiempo. Aquí, en este aislamiento (del frío, del mundo) la perspectiva se transforma. Se simplifica enormemente. O se deforma tanto, se acerca tanto el punto de mira del observador, que lo incomprensible cobra la absoluta claridad de la sencillez. No es malo estar aquí. Lo malo sería que la causa de estar aquí no tuviese cura. Por ejemplo. Y en las largas horas de noche que se van extendiendo, surgen más cosas claras. Las personas que te faltan. Las que no. Lo que queda por hacer. Lo que es accesorio. Lo que realmente quieres hacer. Y con quién. Aún quedan días aquí. En compañía de personas que son mi vida, y de un pequeño oso polar, y un unicornio rosa de ojos brillantes. Y quedan noches con la certeza de que cuando salga todo estará más claro. Aunque después venga la vida y su rutina a intentar enturbiarlo. El resto es accesorio. Porque con la perspectiva todo se simplifica.
J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s