Yüle

Snow-and-fire

Yüle. No es un comienzo. Nunca lo ha sido. El nuevo giro de la rueda del año comenzó ya en Samhain, y estamos inmersos en su movimiento. Pero Yüle es un desafío, es mirar hacia ese giro y saber que, aunque aún queda lo más frío del invierno, este invierno también pasará. Volverá la luz, y el calor, y después la primavera. Esta tarde al anochecer encenderé el tronco de Yüle con Clara, y recordaremos que la luz y la oscuridad son dos partes de la misma cosa, imposibles de entender la una sin la otra.

Y después de Yüle vendrá mi cumpleaños, la fiesta más importante para el señor Lavey. No tanto para mí, pero ya sabéis que siempre pienso sobre lo que vendrá tras ello. Eso, para dentro de unos días. Y después del cumpleaños vendrán más días, y semanas, y meses, girando sin parar en la rueda del año. En unos meses terminaré mi tercer libro. Y haré otro libro, que no será el cuarto, sino el primero de otra cosa. Eso es lo que ha ocupado mis notas últimamente, y de forma simbólica quería poner las primeras líneas hoy. Otra historia que quiere salir, que necesita salir, que va a salir. Son curiosas las percepciones, porque yo no me veo como un escritor de horror. Me veo como un escritor que está contando una historia de horror, y que va necesitando ya contar ciertas historias diferentes. Y, como no hay prisa (tened en cuenta que os estoy hablando de escribir, no de publicar, sobre publicar preguntadle a mi agente, o a mi editorial), ahora quiero contar otras cosas de otra forma. Creo que, cuando dé por terminado el tercer libro de la Saga de la Ciudad, me he ganado esas vacaciones. Normalmente entre libro y revisión me tomo dos o tres meses para despejar la mente antes de pulir lo escrito, y en ese tiempo leo y juego; pero esta vez no. Esta vez el descanso será escribir una historia más corta (ya sabéis, en vez de cuatro libros de 400-500 páginas, tres de 200-300, corto en ese sentido :-p), donde no tenga que descender a abismos oscuros para encontrar lo que quiero contar, donde me sienta limpio y luminoso todo el tiempo mientras escribo. Me hace falta. Y ya os digo que no me considero un escritor de terror. Soy un escritor al que le encanta el terror. Pero haré una pausa. Escribiré ese primer trozo de historia en mi descanso. Y después volveré con Siiri y cerraré la Saga de la Ciudad. Y después volveré a contar el resto. Y después probablemente me lance a la galaxia un poco. Y tras ello regrese a la fantasía urbana y al horror. Historias, historias, historias. Me esperan unos años muy ocupados. No sólo por eso.

Yüle. Y tengo que reorganizar mi tiempo, porque necesito ese tiempo para crear y para cuidar. Voy a reducir el esfuerzo improductivo que dedico al trabajo que paga las facturas. Dejaré de abrir tantos días la biblioteca por la tarde, dejaré de meterme en todos los proyectos del instituto, y el curso que viene seguiré por ese camino. Dando clase y disfrutándolo, sí, pero aprovechando todo el resto de mi tiempo en otras cosas. En crear, en cuidar.

Feliz Yüle. No dejéis de girar. De crear. De amar. El frío siempre cede, si resistes lo suficiente.

J.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s