Tormenta. Lluvia.

¿Y si la tormenta te atrapa fuera? ¿Y si la lluvia te atraviesa y te hiela? ¿Y si llega la noche y el frío? Todos esos “y si” son inútiles. Cuando llega la tormenta, te empapa. Sin más. No puedes luchar contra la tormenta, ni enfadarte con ella. ¿Qué hacer entonces cuando llegue? Agachar la cabeza, y confiar en que nos veremos al otro lado. Porque nos veremos. En los días de sol.

Rain__by_BartoZJ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .