Ecos

440_hz_by_monojam-d2qsl56

De repente sucede. Una imagen. Una canción. Un olor. Y la memoria se dispara, y todo vuelve a resonar en tu interior como un diapasón, perfectamente afinado. Porque un diapasón no es una cuerda de guitarra, y ni el tiempo ni la distancia pueden destensarlo. Así que, de repente, sucede. Así que a veces sucede, sin que se pueda evitar. Y las ondas van recorriéndote, surcando la superficie del lago pero también despertando a los profundos moradores de las aguas que creías perdidos. Sólo dormían, esperando al diapasón. Esperando de nuevo volver a sentir esa vibración.

Después simplemente dejas que la vibración acabe. Recompones de nuevo tu ritmo, tu música, tu sonrisa. Sólo ha sido un eco. Pero todo eco es reflejo de lo que ha sido, reflejo de lo que podría ser. Al menos para los que somos más diapasón que cuerda. Al menos para los que comprendemos la importancia de lo imaginario, de lo deseado. De lo perdido y lo que aún está por encontrar.

Y sigues avanzando. Porque hacer lo correcto y echar de menos no son cosas incompatibles. Más bien todo lo contrario.

J.

tuning_fork_by_hobbleskirt

Anuncios

Un comentario en “Ecos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s