Que ya no era de abril, que aún no de mayo

No sé si alguna vez llegamos a expresarlo exactamente de esa forma. Supongamos que sí.

“¿Con quién te irías a una isla desierta?”.

Y la respuesta estaba clara. Porque teníamos veinte años, o ni siquiera eso, y el mundo era lo más alejado posible a las islas y los desiertos.

“Contigo, sin dudarlo”.

Luego, ha venido el tiempo, los meses se han convertido en años. Veinte, para ser exactos. Somos de números redondos. Y no hemos conocido islas desiertas, pero aquí estamos, confinados en un piso de sesenta metros cuadrados con tres niños. Seguro que hay islas desiertas más cómodas, o al menos más espaciosas. Aire fresco, cielo azul.

Y la pregunta, de repente, se vuelve trascendente. Tiene una aplicación práctica. ¿Con quién, ahora que sabes cómo es la realidad? Y la respuesta sigue siendo la misma, veinte años después.

Contigo.

Sin pensarlo.

A islas desiertas y a pisos repletos.

Por caminos difíciles, hasta las estrellas.

Siempre contigo. Por lo menos, otros veinte años más. Y, después, volveremos a hacernos la pregunta, y a no sorprendernos de que la respuesta sigue siendo la misma.

J.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .