3 sencillos pasos para salvar tu vida (o al menos aliviarla)


The_Pain_by_littlemewhatever

Últimamente estoy rojo y rebelde que te cagas. Anticapitalista , antipatriarcal, antiheterocentrico. Porque tengo totalmente claro que todo es parte de la misma trampa, y o lo rompemos todo o no podremos salir de ella. Además estaba el tema de mi lucha a muerte contra el amor romántico. Y tras leer un artículo genial y larguísimo, que organiza y resume estupendamente muchas ideas que había leído dispersas, me ha quedado claro que es otra cabeza de la hidra. Así que no me cuesta nada pegarle otro palo más, hasta que al final podamos matarla con fuego.

¿Por qué? ¿Por qué este enfrentamiento personal mío? Porque estoy rodeado de jóvenes que SUFREN cada día por las expectativas del amor romántico. Porque están atrapados por un lazo tironeando y haciéndose polvo sin ser conscientes siquiera de que no tienen por qué tirar. Lo veo en los pasillos del instituto, en Tuenti, en Twitter… Personas que están sufriendo mucho. Y no tendría por qué ser de ese modo. Así que siguiendo la regla de máxima simplicidad, tres sencillas reglas para salvar tu vida, o al menos aliviarla.

  1. No pasa nada por estar solo. Ni te mueres, ni implosionas, ni te expulsan del planeta. Toma el control de tu vida. Aprovecha ese tiempo. Luego no lo tendrás te lo aseguro.
  2. Nada dura para siempre. Lo tuyo tampoco. Toma el control de tu proyecto vital, y haz que sea tuyo de verdad. Puede incluir a otras personas, pero no basarse en ellas, depender de ellas. Así que primero aprovecha tu tiempo, y después encauza tu vida.
  3. A veces las cosas no salen como queremos. Así de simple, así de crudo. Así de inesperado y sorprendente, ¿no? A veces las cosas no salen. Si puedes hacer algo para que salgan, y vale la pena, hazlo. Si no puedes hacer nada o no vale la pena, sigue adelante. La vida va a seguir quieras o no, así que mejor seguir con ella.

Ya está. Creo que no he escandalizado a nadie, ni herido sensibilidades conservadoras, y aún así hemos dado un punto de partida importante para luchar contra el amor romántico y sus nocivos y dolorosos efectos. Luego ya que cada uno decida si quiere seguir cuestionándose cosas y no dando cosas por sentadas, si quiere salirse de las cajas o vivir en ellas, si quiere leer el artículo larguísimo (aquí también) o no.

J.

Anuncios

Diferencias


Es un importante no confundir un conejito con un glotón. Porque los dos son peludos, los dos son más o menos pequeñitos, los dos son monísimos. Pero si zarandeas al conejito, se asusta. Y si zarandeas al glotón, como mínimo se va a revolver. Y a lo mejor te come. Y, por supuesto, nunca debes confundirte con este glotón. (NdT: Wolverine, en inglés, misteriosamente traducido en español como Lobezno, porque aquí no sólo la gente no sabe lo que es un glotón, sino que además no suena nada épico :-) ).

Sobre huelgas y estudiantes


Me tiene muy quemado que cada vez que el Sindicato de Estudiantes convoca algo, haya voces dentro del claustro tratando de asustar, boicotear o ver las vueltas para hacerle la puñeta a los alumnos que ejerzan su derecho de huelga. Así que voy a limitarme a hacer un copiar&pegar de la aclaración del Sindicato de Estudiantes:

Cada vez que el Sindicato de Estudiantes convoca una huelga en defensa de la escuela pública, por un futuro digno para la juventud o contra cualquier ataque a nuestras condiciones de vida, suele ser habitual que se produzca una campaña de confusión y calumnias, que trata de evitar que la huelga salga adelante. El envío de faxes, cartas a los centros, acusaciones que vienen a plantear que la movilización es “ilegal”,  y un largo etcétera a veces se convierten en habituales. Por eso es muy importante que todos los estudiantes conozcamos nuestros derechos, evitando así que los pisoteen una y otra vez.

La ley es clara al respecto: La LODE (Ley Orgánica 8/1985, de 3 de Julio, reguladora del derecho a la educación) dice en su artículo 8, segunda parte del segundo parrafo, lo siguiente:

“Las decisiones colectivas que adopten los alumnos, a partir de tercer curso de la educación secundaria obigatoria, con respecto a la asistencia a clase no tendrán la consideración de faltas de conducta ni serán objeto de sanción, cuando éstas hayan sido resultado del ejercicio del derecho de reunión y sean comunicadas previamente a la dirección del centro”

Por tanto, que nadie te engañe. No exisite ninguna ley o reglamento de régimen interno de un instituto en partícular que tenga la capacidad legal de contradecir, o limitar, esta ley de rango superior. Lo que buscan quienes ponen trabas a la movilización es que no ejerzas tu derecho de huelga. El único requisito que marca la ley es que los estudiantes aprueben la decisión de secundar la huelga en una reunión (asamblea de estudiantes o junta de delegados) y que se informe de esa decisión al director del centro antes de realizar la huelga. Como dice la ley, secundar la huelga no puede ser considerado ni una falta de conducta, ni una sanción.

Si sufrís cualquier traba o impedimento a la hora de ejercer vuestro derecho a huelga no dudeis en poneros en contacto con nosotros: sindicato@sindicatodeestudiantes.net

Nota personal adicional:

Además, en el REAL DECRETO 33/1986, DE 10 DE ENERO, Capítulo II, Artículo 6, se especifica como falta muy grave por parte de cualquier miembro de la administración:

i) La obstaculización al ejercicio de las libertades públicas y derechos sindicales.
j) La realización de actos encaminados a coartar el libre ejercicio del derecho de huelga.

Que no nos toquen las narices más, por favor.

J.

Tiempos oscuros



Ya nos avisaba Dumbledore. Muy pronto tendrán que elegir entre lo que es correcto y lo que es fácil. Y muy pronto es ya. Y lo correcto ha sido dedicar la mitad de cada hora de clase a informar, y mover todos los exámenes de sitio, y permitir que el jueves ellos puedan hacer lo correcto. Y yo lo haré el 22.

J.

Limites


Encadenarse con los brazos será atentado contra la autoridad. La resistencia pasiva será delito. Evidentemente, la idea es que la gente tenga miedo, y no se atreva a sentarse en una calle pacíficamente para cortarla en señal de protesta. Pero hay un pequeño detalle. Pequeñísimo. Esencial. Si le tocas suficientemente las pelotas a una persona, o mejor dicho a una gran parte de la sociedad, y después haces que tirar una piedra sea igual de delito que sentarse en la calle, con eso no logras que no se siente en la calle. Como mucho logras que coja la piedra, ya que ambas cosas son igual de ilegales y así al menos se va a quedar a gusto.

El pueblo no debería temer a sus gobernantes,

los gobernantes deberían temer al pueblo.

V de Vendetta, Alan Moore

J.

En Huelga


Porque si no, lo único que les va a faltar por hacer es comernos literalmente.

J.

Red


J.