Ahora (Yüle)


Porque no nos engañemos: que el sol haya ganado otra batalla no significa que la primavera vaya a llegar sola. Ahora llega el momento de empezar a crearla. Escondidos bajo tierra, en madrigueras, cubiertos con mantas, hogueras, galaxias, mientras el frío se decide a llegar y a golpear con fuerza durante dos, tres meses, estaremos creando. Hay que crear la primavera. No sólo creerla, no sólo invocarla. Hay que prepararse para su venida, y luego hacer que venga.

Y yo recibo este año un Yüle transparente: veo completamente lo que hay al otro lado. La rueda del año gira, y yo estoy ya descendiendo inevitable por su curva, disfrutándola completamente. Y cuando llegue, os contaré cosas hermosas, os enseñaré cosas hermosas. Y mientras, disfrutaremos del camino que compartimos, descubriéndolo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

J.

Ahora


Floating_feather_by_shadowlight_oak

El mundo no se para. Ni los días impares, ni los días de fiesta, ni los días de luto. Jamás se va a detener por ti, ni por mí, ni por nadie. No somos tan importantes. Nada es tan importante. Así que en todo caso serás tú quien se detenga. Y, cuando te pongas de nuevo en marcha, verás que el mundo jamás se detuvo. Que las flores crecieron y se secaron, que los pájaros vinieron y se marcharon, que los hombres se alegraron y se entristecieron. Y que todo eso puede pasar sin mí. Sin ti. Sin nadie.

Porque al final todo es aquí, todo es ahora. Y cada momento de más que dedicas a lo que fue, a lo que será, cada segundo, es un segundo que tratas de detener el mundo. Pero el mundo no se para.

J.

Para siempre


Showing the strain

Para siempre es una trampa. Es un veneno. Es un cuchillo. Es un alambre de espinos y una cadena envuelta en ese alambre. Mucho más terrible incluso que nunca. Yo no te amo para siempre. Yo nunca amo para siempre. Yo nunca nada para siempre. Porque para siempre no existe. ¿Cómo va a existir algo eterno para aquellos que somos finitos? ¿Y de qué nos sirve lo que no existe? Futuros, promesas, sombras. No, para siempre no.

Si amo, amo ahora. Así que yo te amo para ahora. O mejor aún, te estoy amando. Aquí, ahora. Sin promesas. Y quizás ahora y ahora y ahora alcancen mucho, muchísimo. Tanto que pueda parecer para siempre. O para casi. Pero será porque así ha sido. Y prometer o no prometer no habría cambiado nada. Así que aquí, ahora. Todo. Nada para siempre.

J.

Ahora


Me siento en

E

X

P

A

N

S

I

Ó

N

Supernova

¿Qué pasaría si la muerte viniese a buscarnos mañana?

Que quiero que me encuentre en MOVIMIENTO.

 

J.

Poemas recurrentes


PASO A PASO
Tachia, los hombres sufren. No tenemos
ni un pedazo de paz con que aplacarles;
roto casi el navío y ya sin remos…
¿Qué podemos hacer, qué luz alzarles?
Larga es la noche, Tachia. Oscura y larga
como mis brazos hacia el cielo. Lenta
como la luna desde el mar. Amarga
como el amor: yo llevo bien la cuenta.
Tiempo de soledad es éste. Suena
en Europa el tambor de proa a popa.
Ponte la muerte por los hombros. Ven. A-
lejémonos de Europa.
Pobre, mi pobre Tachia. No tenemos
una brizna de luz para los hombres.
Brama el odio, van rotos rumbos, remos…
No quedan de los muertos ni los nombres.
Oh, no olvidamos, no podrá el olvido
vencer sus ojos contra el cielo abiertos.
Larga es la noche, Tachia.
… Escucha el ruido
del alba abriéndose paso -a paso- entre los muertos.
Blas de Otero, Ancia, 1958.

J.