No es amor, no es destino


Luck by seeinglight

No es amor, no es destino. Es suerte. Ni siquiera es esfuerzo. Es sólo suerte. Suerte de seguir caminando en la misma dirección, o en direcciones compatibles. Suerte de querer construir mundos lo suficientemente flexibles como para que puedan cruzarse. Suerte de no decidir conformarse sin más y dejar morir las cosas de hambre y frío. Es pura suerte. Y por eso hay que aprovecharla, y disfrutarla, y maravillarse con ello. Porque como todo lo que depende de la suerte no sabemos cuánto va a durar.

Yo sigo teniendo mucha suerte. Muchísima. Y eso no puedo olvidarlo. No debo. Aunque a veces otras cosas, otras ausencias y mensajes en botellas que no llegan me hagan ser de bruma y tristeza y soledad. Aunque a veces los espacios vacíos me devoren durante varios días, atrapado entre lo que fue y lo que no pudo ser. Tengo mucha suerte.

Y mi suerte sigue aquí.

Antes no entendía el verso de Mumford & Sons. Ahora probablemente siga sin entenderlo, pero le veo un sentido muy claro a ese “But love the one you hold“. Ahora sí. Ama a la persona a la que abraces. Pon ese amor en cada momento, en cada abrazo. Y recuerda la suerte que estás teniendo de poder darlo. Y dándole la vuelta, si no lo sientes, no lo des. Así de simple.

J.

Anuncios

El Zorro y Murakami


No todo el mundo puede aprender a querer a alguien sin poseerlo, sin que duela la ausencia y la falta (y fijaos que digo aprender a querer, no es algo que la mayoría traigamos programado de salida, más bien todo lo contrario). No todo el mundo puede aprender a querer y lanzar al mundo. A querer sin pedir nada a cambio, simplemente por querer. No todo el mundo puede aprender a querer a una hoja en el viento, a una isla, a una roca. Porque nos enseñan que querer es poseer, desear, acaparar. Nos enseñan que querer es egoísmo. A lo sumo egoísmo en forma de espejo: te lo doy todo para que tú me lo des todo, porque si no lo haces serás la persona más horrible del mundo y te odiaré. Esa es la base del amor de muchos.

Yo ya he aprendido muchas cosas. Después de haber desaprendido otras muchas. Y cuando decido quererte, lo decido por mí mismo. El que te quiera no depende de ti, igual que ni mi pena, ni mi felicidad, ni mis celos son responsabilidad tuya ni dependen de ti. Todas mis emociones me pertenecen. Incluido el amor. Y esa emoción que es mía decido compartirla. Y quererte. No busques más explicaciones. Porque no las hay. Así que sigue siendo lo que quieras. Piedra. Viento. Fuego. Sombra. Porque si decido quererte y eres piedra, es porque te quiero siendo piedra, no porque deseo que te conviertas en pradera o en árbol, o en algo que no eres.

Por lo demás, no temas. No me quedaré aquí sentado ni triste ni melancólico. Eso es lo que haría si ese amor, si mi felicidad, si mi destino, dependiesen de ti. Pero no es así. Dependen de mí. Así que saldré al mundo, y viviré, y soñaré, y seré feliz. Y llevaré ese amor que te tengo como el precioso milagro y regalo que es.

J.

Besos


Me encantan los besos. Besos pequeñitos. Besos grandes. Besos rápidos. Besos largos. Besos que te muerden. Besos que te atrapan. Me gustan los besos de repente, inesperados. Me gustan los besos que ves venir desde lejos lentamente. Me gustan los besos con lengua (porque también me gustan las lenguas, pero eso ya es otro tema distinto). Me gustan los besos en las cocinas. En los sofás. En los coches. En las playas. En los parques. En las bibliotecas. Me gustan los besos de despedida, pero mucho más los besos de llegada. Me gustan los besos que van con abrazo. Y los besos que se dan sujetando la cabeza. Me gustan los besos que te saltan encima. Los besos que te tirán al suelo. Los que te acorralan contra el mundo. Los que te piden y los que te regalan. Y puestos a besar, me gusta besar orejas, y cuello, y garganta. Pero sobre todo me gusta besar los labios. Y ya sé que pincho a veces, pero me gustan los besos igual. Mucho.

kiss_by_keziahkiss

Supongo que por eso en ciertos momentos los besos es lo que hecho realmente de menos. Porque puedes tener orgasmos estupendos tú solo. Pero para besar hace falta otra persona.

Me encantan los besos.

J.

PD: Y no, no volveré a insistir en que debería ser un derecho universal. Pero debería.

No va a ser posible.


Lo siento, pero no va a ser posible. Porque no existe una persona perfecta para ti. Porque nadie puede dártelo todo. Porque algunas personas no podrán darte nada, o no querrán.  Porque ser feliz o estar triste es algo que depende sólo de ti, y no puedes culpar ni responsabilizar a otras personas ni de una cosa ni de la otra.

¿Qué hacer entonces? ¿Por donde empezar? Por descubrir qué llevas dentro, por supuesto. Por aceptarte. Por ser feliz. Sin nadie. Así de sencillo. Así de complicado. Cuando lo consigas, cuando lo comprendas, todo lo demás será posible. Entonces sí.

Entonces, si quieres, podrás amar y compartir con todos. Con la persona que te quiere pero no puede verte. Con la persona con la que nunca vivirías pero que te inflama sólo con mirarla. Con la persona con la que la vida es sencilla y feliz, pero que ya no te inflama, o que no te inflamó nunca. Con los que te dan lo que pueden darte, con aquellos a los que das lo que puedes y quieres. Con los que te rozas. Con los que te abrazas. Con los que te besas. Con todos. Y todo formará parte de ti.

Por supuesto que no digo que vaya a ser fácil. No lo será, porque nada lo es. Pero será posible. Y algo posible es infinitamente más que algo imposible.

sunrise_by_eyesweb1-d2vo59x

J.

Trenzas


braid_by_paulaaa53-d5erucd

Me encantan las trenzas. Creo que alguna vez lo he dicho. Creo que en la cabecera, si pulsas las veces suficientes, se ve. Me encantan las trenzas, y las personas que las llevan normalmente también me encantan, y es muy fácil conquistarme con una trenza, haciéndola o mediante el proceso de deshacerla (y hay muchas formas de deshacer una trenza). Y hoy una persona maravillosa ha dicho una frase maravillosa:

Porque no importa cuantos mechones entren en la trenza, solo se hará mas bonita

Y podría tirarme un rato enorme hablando sobre eso, y dándole vueltas, y explicándolo. Pero no me apetece. Y no hace falta. Que cada uno lo vaya entendiendo como quiera. Que cada uno lo vaya viviendo como quiera.

J.

Love Spell


Te entrego mi amor. Y mi amor es aquí y ahora. En el límite de tiempo entre que vengas y te marches. En el límite de espacio entre tu piel y la mía. Rodeados por lo que alcanzan nuestros brazos.

Te entrego mi amor en este instante, porque no existen ni un mañana ni un ayer más que en nuestros recuerdos y nuestras esperanzas, y sólo el ahora está vivo, como lo estamos tú y yo.

Jamás te querré para siempre. Jamás me ataré a nada, ni trataré de atarte. Porque lo que se ata ya no es libre. Porque para siempre sólo es la muerte y el vacío. Todo lo que vive sólo puede durar un instante.

Y por ello, cuando vuelvas, cuando volvamos, volveré a entregarte mi amor si la vida lo permite. Y te amaré en ese nuevo aquí y en ese nuevo ahora, y se amarán las nuevas criaturas que seremos, de un modo nuevo y diferente.

Y cuando te vayas, cuando yo me vaya, no echaré de menos lo que pierdo. Celebraré y agradeceré lo que he vivido como el regalo que es, como el regalo que hemos compartido.

Y así, el mundo irá girando y creciendo con cada paso que demos, con cada persona que amemos. Y volveremos a encontrarnos.

pagan_wheel_of_the_year_by_estruda-d2o95jb

J.

Cabezazos


headache_by_enyila

Al final, resulta que casi todos tenemos a esa persona por la que nos damos cabezazos, con la que nos damos cabezazos. Que nos vuelve más irracional de la cuenta, que sigue siempre presente aunque se haya ido, o que no acaba de llegar nunca por mucho que lo deseemos.

¿Por qué? No lo sé. Porque quizás la naturaleza humana va unida al deseo y a la pérdida, porque lo real es eso, real, y acaba desgastándose. El corazón tiende hacia lo perfecto, y lo perfecto es imposible. Idealizamos lo que perdimos o lo que no hemos llegado a tener. Pero eso no hace que los sentimientos sean menos reales, que el dolor menos intenso, que la inmensa alegría de un minúsculo avance sea menos cierta.

headache_by_eco_girl

¿Hay cura para eso? Supongo que seguir viviendo. Entender que esto es un proceso, no una meta, y que si nos perdemos el camino nos hemos perdido todo. Comprender que no debemos anclarnos a ningún camino. Que si no nos atrevemos a ir dejando atrás el lastre y no nos atrevemos a explorar lo que va surgiendo ante nosotros, no nos queda nada. Es complicado. Hay que irlo recordando continuamente, o casi continuamente. Aunque a veces hay palabras, momentos, personas, que nos permiten olvidar todo lo que pesa y lo que duele con inmensa facilidad. Disfruta ese instante. Porque es único. Disfruta ese abrazo, porque nunca se repetirá exactamente igual. Esa risa, ese sabor, esa caricia.

Y cuando te vuelvan los cabezazos, recuerda que eso también pasa. Escapa un rato, reponte, cambia tu vida. En cuanto puedas, sea antes o después de llorar.

Hay cosas estupendas para ti ahí fuera. Seguro. Gatos. Tés. Laberintos. ¿O eso era para mí? Gatos invisibles, tés compartidos, laberintos y sus señoras. Puede ser. No sabría asegurarlo. Aún estoy en el camino. Y aún a veces me pego cabezazos.

J.

PD: ¿Te has quedado con ganas de canción hoy? Venga, pincha aquí.