To Be Silent

Estoy preparando la primera entrada de trasfondo para la web/Facebook de El Libro de Ivo, y evidentemente tengo que hablar de cómo aparece la magia en el el libro, y de qué magia aparece… Y me encuentro que me resulta muy difícil hacerlo sin entrar en el terreno personal. Porque yo he escrito sobre la magia que conozco, sobre la magia que he vivido. Y el que me conoce y, por ejemplo, se ha enfrentado alguna vez a mi tarot, sabe perfectamente a qué me refiero. Y que mi vida está llena de extrañas coincidencias mágicas y de escepticismo en la misma medida. Y que creo que el mundo es lo que decidimos creer. Y que si soy algo, soy pagano, pero que no hay por qué ser nada. Pero, ¿cómo explicar eso para explicar El Libro de Ivo? ¿En qué medida es necesario? O dándole la vuelta, ¿por qué tendría que no decirlo? No lo sé. Dudo y dudo, y pongo y quito cosas de la entrada. Y la otra noche saqué de nuevo las cosas brujeriles, que llevaban un buen tiempo en su baúl, y me sentó bien. Y me pregunto no sólo qué soy, sino qué quiero ser, que es quizás una pregunta aún más importante.

Y es complicado definir lo que soy. Pero está claro que incluye un pentáculo.

J.

Normalidad

Tengo la firme impresión de que si todo el mundo fuese algo más sincero y valiente, y cada uno saliese de su metafórico armario, descubririamos que la normalidad es básicamente un concepto imaginario.

At the end of this day we are what we are.
Still carrying the name they gave to us.

J.