Esos momentos en los que sientes que el mundo es tonto

Esos momentos en los que, como para nada estabas hasta arriba de trabajo por llevar cuatro ámbitos diferentes de asignaturas, descubres que la mitad del curso online de bibliotecas no va de lo que tú pedías, sino de temas generales de biblioteca, y que tiene mil millones de tareas. Y después descubres que no puedes adelantar trabajo porque las actividades hay que hacerlas por semanas, ni antes ni después. Y después descubres que el blog de biblioteca en el que llevas trabajando desde principio de curso no sirve, que hay que hacer otro para las tareas del curso. Y que empezamos poniendo una cabecera y el logo de la Junta. Yo estoy mayor para estas mierdas. Así que ayer por la noche cuando mi responsable me dijo que mi blog no valía le dije  con poca educación, que el curso así me parecía una pérdida de tiempo. Y lo lamento. Y esta mañana, más educadamente, le he dicho que no voy a seguir con el curso. Y no lo lamento en absoluto.

mg_7997_davidpinzer_1210_web_by_dapicture-d6vziav

J.

PD: Y ahora ese tiempo lo voy a dedicar a mejorar cosas de la biblioteca, no a ver si se me dicen algo que me sirva para mejorarla.

PDD (1/3/2014): Al final hemos llegado a un acuerdo intermedio, porque soy un tío muy inquieto que siempre tiene ideas que explorar. Si salo algo interesante ya hablaré de ello.

Preparados, listos…

Pues ya tengo cursos. De hecho, los cursos que quería; ahora esta por ver si los deseos se pueden convertir en una pesadilla :-). No creo. Este año los cursos que he elegido han sido por un lado un ejercicio de coherencia (y cohesión :-p), y por otro una apuesta de futuro.
Por un lado, vuelvo a dar 1º de PCPI, que es una apuesta de orientación y mía (iba a decir del centro, pero no es verdad, en realidad somos los cuatro implicados los que tiramos del carro). El año pasado hubo buenos resultados, más por azar y buena voluntad que por otra cosa, pero hay que seguir trabajando hasta tener un 1º de PCPI consolidado. A esto hay que sumar el 2º de PCPI, ya que me comprometí con los alumnos del año pasado a que, si nos concedían el 2º, yo les daría la parte de lengua. Así que aquí estoy. 11 horas de PCPI para el cuerpo. 
Y luego está la parte de hacer experimentos, disfrutar y proyectar hacia el futuro. Primero, 4º de ESO, se supone que el bilingüe (salvo caos organizativo). También era un compromiso, pero en la misma medida es un placer. No saben lo que les espera :-). Experimentos con redes sociales, exponer trabajos ante la clase, juas, juas, juas. Con lo que a mi me gusta torturar en 4º de ESO :-9. Para terminar, un 1º de Bachillerato, que es donde quiero poner en práctica el proyecto de innovación el año que viene (ya iré comentando más de eso), lo cual hace necesario irme familiarizando con el temario y la estructura del curso. Y que ya apetecía dar bachillerato, todo hay que decirlo :-). Para completar, que casi se me olvida, el proyecto integrado de cuarto, las tertulias literarias dialógicas, así que a leer y comentar en el cesped otro año, espero que con tan buen sabor de boca como el año pasado. Tanto es así que uno de los motivos que me ha llevado a elegir 1º de Bachillerato es a ver si tengo la suerte de reencontrarme con alguna de mis chicas de PI (aunque no he podido elegir curso concreto, no se puede tener todo).
Conclusión: de salida, todo muy bien, pero al mismo tiempo me estoy metiendo en muchos líos adicionales (coordinar el plan de Acompañamiento, apertura de tarde de la biblioteca, el impulso que quiero darle a la revista Dracma y sus alrededores, preparar el proyecto de innovación para el año que viene, ayudar a introducir elementos de las comunidades de aprendizaje en 1º de ESO, un curso de Moodle para crear un Moodle para 1º de PCPI… y eso sólo en el primer trimestre :-p. Y en teoría me da tiempo a hacerlo en el horario lectivo más las tardes), y no sé si aguantaré. ¡Que todavía me faltan seis capítulos para acabar la novela!
Sea como sea, ya estoy en marcha, y no hay marcha atrás :-)

J.

PD: Y encima este domingo PPV de Impact Wrestling

Dadme un manual y dominaré el mundo

Últimamente estoy consiguiendo hacer muchas cosas sin comprender realmente lo que estoy haciendo. Por ejemplo, con el Ubuntu. Una de las cosas extrañas (y para mi buenas) de Linux es que todo se puede apañar o toquetear con comandos. Como en los viejos tiempos. Así que si después de estar trasteando con los monitores duales no me aparecen las barras del menú, no me dejo dominar por el pánico (bueno, sólo la primera vez :-) ), sino que busco en internet, donde algún amable linuxero veterano me informa de que para arreglar los paneles desaparecidos sólo tengo que hacer:
Alt+F2
gnome-terminal
gconftool –recursive-unset /apps/panel
rm -rf ~/.gconf/apps/panel
pkill gnome-panel
Y listo. ¿Qué quiere decir “rm -rf ~/.gxonf/apps/panel”, por ejemplo? Ni idea. Ni la más remota idea. Es magia. Pero funciona. Poco a poco voy quedándome con los comandos (por ejemplo, ya sé que es sudo :-), e incluso la diferencia entre aptitude y apt-get), pero en general no tengo ni idea de lo que estoy tecleando en la terminal. Y mola.
Y luego está el instituto, claro, donde estoy tratando de instalar una base de datos MySQL (o algo así) en un sitio web gratuito que he creado, con la intención de poder subir la base de datos del programa de bibliotecas Abies y que se consulte desde internet. Nuevamente, sin tener ni idea de lo que estoy haciendo, y tirando de manuales y páginas web :-). Así es el mundo moderno. Si lees los manuales puedes ser el amo (juas, juas, juas, risa malvada). Si no, estás indefenso.
J.