El regreso del profe de la bici

Pues de nuevo está aquí el curso, y de nuevo está aquí mi bici, que lleva parada todo el verano.

Cosas buenas: no me ha costado nada sacarla del trastero, porque para mí ya es una asociación automática. Al insti se va en bici. No es sólo un medio de transporte, es un ejercicio de implicación con formas de desplazamiento más sanas y verdes. Y un modo de ir con la melena al viento, claro, aunque de momento vaya con trenza.

Cosas malas: en este pueblo mío, la gente se sigue sorprendiendo de que haya bicis tratando de circular por el carril bici (que, como todo el mundo sabe, es más lisito para poder andar con más comodidad). En fin, habrá que seguir educando también por ese lado a golpe de timbre.

Por lo demás,

I don’t want to be a candidate for
Vietnam or Watergate
‘Cause all I wanna do is

J.