Cicatrices

scar_tissue_by_ivoryacidlust

Y a veces simplemente las cosas salen mal. Por muy buenas que fuesen tus intenciones. Por mucho que lo intentes. Hay equilibrios que no se pueden alcanzar. Hay cosas imposibles en este tiempo y en esta distancia. Y duele. Y duele ver cómo duele. Y no pasa nada, en el sentido de que es absurdo enfadarse con la lluvia, con el viento o con el invierno. Aceptar que te has equivocado, que no eres capaz de hacerlo todo bien, es algo que tarde o temprano hay que hacer. Que no puedes proteger a todo el mundo. Que no puedes salvar a todo el mundo. Mirar atrás, y decir “lo he hecho lo mejor que sabía, y lo siento”.

Luego curas. Porque la vida siempre tiende hacia la vida. Porque sobrevivir al invierno conlleva inevitablemente la primavera. Pero toda herida lo suficientemente grande, aunque cure perfectamente, deja cicatriz. Y a veces las cicatrices duelen. Por el cambio de estación, por el frío, por las tormentas, por los ecos y los encuentros inesperados. Pero las cicatrices somos nosotros. Las cicatrices son lo que hemos vivido, lo que hemos amado, lo que hemos intentado.

Y si he sido capaz de ver la hermosura de la cicatriz de otra persona, de acariciarla, de besarla, de quererla, tendré que ser igual de generoso conmigo mismo. Y eso es lo que debo seguir aprendiendo.

J.

Fragmentos

Pedazos del corazón. Pequeños fragmentos de tu vida que permanecen ocultos para la mayoría, pero que en algún momento te decides (o te atreves) a compartir con ciertas personas. Siempre con el miedo a lo que puedan decir. Siempre con el miedo a lo que puedan pensar. Pero al final lo haces, y descubres con sorpresa y alivio que la sonrisa sigue ahí, que los brazos que te sujetan siguen ahí. Que nada ha cambiado, pero que todo ha cambiado, porque el peso de esa carga en cierto modo ahora está compartido. Que has elegido un buen guardián para ese fragmento de tu corazón.

J.