Una estafa de cinco estrellas (Magical Girl)


No puede ser. No estoy dispuesto a aceptar que me digan que es sublime una película que tiene un guión entre lo torpe y lo absurdo. Ni cinematografía, ni actuación, ni nada. Al menos en Chappie tenía el consuelo de que los que decían que la película era buena eran adolescentes descerebrados. Pero aquí en Magical Girl hay personas que se supone que saben de cine que dicen que es genial, y me indigno, me siento estafado. De repente comprendo a Sergi Viciana perfectamente. Porque la película comienza con pequeños errores o incorrecciones que quieres pasar por alto, pero todo va a más, hasta dejarte completamente indignado. Así que voy a expresar aquí libremente esa indignación con una serie de peros (con el menor nivel de spoilers posible):

Magical_Girl_futbol

  • En la primera secuencia de la notita el plano que se ve desde arriba de las manos no coincide con la posición y altura de los personajes, pero bueno.
  • En el hospital, lo lógico sería que la vía se la cogiesen a la niña en el brazo izquierdo, pero bueno.
  • Si te han dicho que te pagan a euro el kilo de libros y de repente necesitas siete mil euros, ¿por qué te dejas la espalda para vender cincuenta kilos de libros, si te van a dar cincuenta euros?
  • ¿Qué persona cuando va a vomitar corre hacia el balcón en vez de hacia un baño o el fregadero? Al menos en el mundo real, no en las películas.
  • ¿En serio alguien se cree que con un miniadoquín (surgido de la nada, por otro lado) va a poder romper el cristal de una joyería?
  • ¿Por qué hay completo silencio en la piscina cuando hay una fiesta con música alta en el interior de la casa? ¿Han dejado las puertas cerradas herméticamente aunque todos van en bañador (y con gafas de sol en el interior)?
  • ¿Por qué a una persona que se supone era una conocida trabajadora sexual le explican qué es una palabra de seguridad como si no hubiese escuchado eso en su vida?
  • ¿Ganas siete mil euros en una sesión BDSM de varias horas pero no te queda ninguna señal que llame la atención a tu marido?
  • ¿Desde cuándo la Constitución Española es un libraco de ochocientas páginas?
  • Son capaces de pagarte veinte mil euros por una sesión de violencia brutal, pero no te llevan a un discreto hospital privado, sino al descansillo de un segundo piso.
  • Toda la conversación de profesores es absurda: 1) nadie dice que es profesor de literatura, salvo que trabajes en la universidad. 2) Si lleva seis meses en el paro, ¿por qué necesita vender libros a euro el kilo? ¿Qué ha pasado con el desempleo. 3) Si es profesor de instituto o de universidad, no hablaría de acceso al magisterio. De hecho, nadie que trabaje en educación diría algo así. 4) Las cárceles españolas no están llenas de asesinos, pederastas y violadores, por muy peliculera que sea la frase, están llenas de ladrones y traficantes.
  • Limpia las huellas del vaso de vino, pero no de la máquina expendedora de tabaco.
  • Si la niña estaba esperando a su padre para darle una sorpresa y por lo tanto estaba despierta, ¿por qué no abre la puerta cuando llaman al timbre?

Y de los tópicos no hablemos (todos conocemos versiones distintas de las canciones infantiles y nos parece que la correcta es la nuestra, no todos los libros son iguales, el problema es que cualquiera entra a ser profesor, lo malo del fútbol es el negocio frente al deporte…).

grumpy-cat

Indignado. Totalmente indignado. Hasta el punto que me he levantado un domingo a las ocho para trabajar (en cosas de profesor de lengua, que no de literatura) y lo primero que he tenido que hacer es escribir esto para sacarme el veneno del cuerpo :-p.

J.

Pagano, mago y escéptico por naturaleza


Sí, así soy yo.

Y anoche nos vimos Luces Rojas, que está muy bien.

Y no estaría de más que a los que les haya gustado la película y tengan un rato le echen un vistazo a la Fundación  Educativa James Randi (aquí está su página en inglés). Y yo soy pagano, e interesado en la magia moderna, y eso no impide que esté totalmente de acuerdo con todas estas cosas. Porque por un lado está lo que queremos creer, y por otro la realidad objetiva. Y sobre todo en estas fechas todos deberíamos tener claro que podemos, si queremos, hacer como que algo existe, porque nos apetece, porque nos resulta bonito, por ilusión… pero eso no lo hará ni una pizca más real. Decide creer lo que quieras, pero sin olvidar que tú has decidido creerlo :-).

J.

PD (semi-spoiler): Por cierto, que si has visto The Prestige, y el Zatoichi de Kitano, no es tan complicado pillar una de las sorpresas. La otra sí que no me la esperaba :-).

Los Vengadores


Anoche me vi los Vengadores. Me ha gustado. Mucho. Evidentemente, no es una película que vaya a pasar a los anales del cine. Pero me pareció muy entretenida y, más importante aún, me hizo recordar el tono y el sabor de los cómics clásicos. Esa escena de rescate de ciudadanos del autobús, o del Capitán América dando órdenes para proteger a los civiles son un regreso al espíritu inicial de los superhéroes: proteger a su ciudad, a su país, a su mundo. No simplemente enfrentarse al archienemigo.

Me parece también especialmente logrado los tres nivele de poder: la gente “normal”, como Ojo de Halcón o la Viuda Negra; los superhéroes, como Iron Man o el Capitán América; y los dioses o equivalentes, con Thor y Hulk. Y en esa batalla final se logra que todos tengan su lugar, y den lo máximo de sí mismos, y todo encaja perfectamente.

En los últimos años he visto buenas películas de superhéroes. Todas las nuevas de Batman, con ese realismo y esa oscuridad (aunque en la última te entren ganas de ponerte a favor de los antisistema de Bane XD). Antes, las de X-Men, con ese toque de angustia personal, de conflicto interno de las historias de mutantes, y por supuesto el continuo enfrentamiento entre iguales. Las pelis de los miembros de los Vengadores también, cada una con su tono. Lo genial de los Vengadores que son eso: los Vengadores. Cada uno a su modo, con su estilo, su carácter, y se reúnen para destruir una fuerza absurdamente poderosa. Y después cada uno sigue con su vida. Sabes que van a ganar, que van a lograrlo, pero quieres ver cómo lo hacen y cómo se destroza Nueva York en el proceso :-). Moraleja: no sólo de angustia vital vive el héroe. Sobre todo cuando se junta con otros.

J.

Clásicos modernos del cine de acción no tan conocidos como debiera


Tras la primera partida de Humanos vs Zombis, y con el subidón, tengo que recordar un par de peliculones que las nuevas generaciones por lo visto no conocen:

Wanted (2008)

Porque Neo esquiva balas, vale, pero aquí disparan las balas con efecto -.-.

Equilibrium (2002)

Porque Neo ya sabe kun-fú, vale pero aquí el prota hace guntaka, un arte marcial (inventado) que incorpora armas de fuego -.-

J.

Sucker Punch vs Jericho


El otro día finalmente logramos ir al cine a ver Sucker Punch, de Zack Snyder. Los trabajos previos de Snyder me encantaron (300, Watchmen en su edición final de tres horas y media, que me he visto estos días en dos entregas). Pero claro, es que eran adaptaciones de cómics buenísimos. Y Sucker Punch es una idea suya y se ha quedado un poco… inconexa. Como una mezcla a partes iguales de película, videoclip y videojuego. Y eso es raro. Empieza de un modo genial, dejándote completamente enganchado durante los títulos de crédito, y después se difumina.

Aún así, las escenas son impresionantes. ¿Cuándo voy a poder ver de nuevo a chicas con trajes de cuero/látex luchando con armas automáticas y un bombardero de la segunda guerra mundial contra orcos y dragones? O el tema de la colegiala con coletas y katana contra samurais gigantes. Lo dicho, que es raro.

En ciertos momentos muy de videojuego, concretamente del Jericho, de Clive Barker. No es que sea igual, pero los niveles de realidad, los trajes negros pegando tiros, e incluso la parte de enemigos nazis me ha dado un aire perecido. La diferencia es que Jericho es un juegazo, y Sucker Punch es… rara. De festival de cine fantástico más que de salas comerciales, diría yo. Aún así, esperaré a la versión del director, que se supone con 18 minutos más, a ver si las cosas se aclaran un poco.

Sucker Punch

Jericho

Personajes femeninos


J.

Tarde de cine de ciencia-ficción con Keanu


Vamos a una entrada rápida y friki :-). 
Keanu Reeves es, a día de hoy, el actor que más peso tiene en el cine de ciencia-ficción. En la época de mis papis, ese honorable puesto lo tenía Harrison Ford, que estuvo en la Guerra de las Galaxias y en Blade Runner, marcando época.

Por su parte, el señor Reeves inicia su andadura con Johny Mnemonic, basada en una historia secundaria de la novela Neuromante, que inicia el cyberpunk. Peli más o menos cutre (es del 95, y claro, eso duele a la vista a veces), pero que se deja ver y presenta cómo se intuyó Internet desde la Ci-Fi de los 80.

 

Tras ello, Mr. R. da la campanada con Matrix, que cambia el modo de hacer cine de acción en occidente y es un peliculón con todas las letras, seguida de la visualmente impactante Matrix Reloaded. Y bueno, claro, la trilogía se cierra con Matrix Revolution. Debo haber visto Matrix unas 14 veces, 7 de ellas en el cine. Matrix Reloaded por lo menos 4 o 5. Matrix Revolution 1. No hace falta explicar más.

Y para cerrar, A Scanner Darkly, un extraño experimento visual que traslada a la pantalla el relato homónimo de Philip K. Dick, y que vale la pena ver.

Cierto, la repercusión de las pelis de Harrison Ford sólo es comparable a Matrix, las otras dos son mucho menos conocidas. Lo cual no quiere decir ni mucho menos que no valga la pena verlas. Y ya que estamos, podéis completar la sesión con Equilibrium, de antes de que Christian Bale hiciese de Batman y estuviese por todos lados :-).

Bueno, pues ya me he quedado relajado tras este friki-análisis :-): Sólo hablo de las cosas con las que me emociono. Las críticas serias se las dejo a los profesionales ;-).
J.

Desesperación cinéfila


Este año doy clase sólo a primero de ESO, y entre los problemas que eso conlleva, hay uno que no me había planteado: no han visto nada de cine. Nada.

-Veamos, la ciencia-ficción clásica es algo así como [Revisión mental: vamos, Juan, piensa en películas. 2001 Una odisea en el espacio ni de coña; Blade Runner va a ser que no; Solaris ni remotamente; para qué hablar de Farenheit 451 o 1984. Algo moderno, algo con pegada]… ¿Habéis visto Yo, Robot, con Will Smith? (silencio sepulcral) [Revisión mental: venga, Juan, algo más moderno, tú puedes] ¿Soy Leyenda? (más silencio). ¿La Guerra de las Galaxias?
-Ahhh, sí.
-Vale, pues eso no es ciencia-ficción clásica. Es space-opera.

En otra clase, iluso de mí, pregunté por V de Vendetta. Si es que no escarmiento.