Los Vengadores

Anoche me vi los Vengadores. Me ha gustado. Mucho. Evidentemente, no es una película que vaya a pasar a los anales del cine. Pero me pareció muy entretenida y, más importante aún, me hizo recordar el tono y el sabor de los cómics clásicos. Esa escena de rescate de ciudadanos del autobús, o del Capitán América dando órdenes para proteger a los civiles son un regreso al espíritu inicial de los superhéroes: proteger a su ciudad, a su país, a su mundo. No simplemente enfrentarse al archienemigo.

Me parece también especialmente logrado los tres nivele de poder: la gente “normal”, como Ojo de Halcón o la Viuda Negra; los superhéroes, como Iron Man o el Capitán América; y los dioses o equivalentes, con Thor y Hulk. Y en esa batalla final se logra que todos tengan su lugar, y den lo máximo de sí mismos, y todo encaja perfectamente.

En los últimos años he visto buenas películas de superhéroes. Todas las nuevas de Batman, con ese realismo y esa oscuridad (aunque en la última te entren ganas de ponerte a favor de los antisistema de Bane XD). Antes, las de X-Men, con ese toque de angustia personal, de conflicto interno de las historias de mutantes, y por supuesto el continuo enfrentamiento entre iguales. Las pelis de los miembros de los Vengadores también, cada una con su tono. Lo genial de los Vengadores que son eso: los Vengadores. Cada uno a su modo, con su estilo, su carácter, y se reúnen para destruir una fuerza absurdamente poderosa. Y después cada uno sigue con su vida. Sabes que van a ganar, que van a lograrlo, pero quieres ver cómo lo hacen y cómo se destroza Nueva York en el proceso :-). Moraleja: no sólo de angustia vital vive el héroe. Sobre todo cuando se junta con otros.

J.

Más foto-comic

Otro intento con mi amigo el GIMP, hecho en un descanso de traducción :-).

J.

Hágalo usted mismo (con software gratuito)

La edición digital es algo que siempre me ha llamado la atención, pero para lo que nunca he tenido tiempo. Atrás quedaron los escarceos con el Photoshop. El asunto es que últimamente llevo dándole vueltas a la posibilidad de plasmar algunas ideas en formato cómic, y me preguntaba si sería posible componer fotos y después darle ese aspecto de cómic. Y resulta que sí. Para ello sólo necesitamos el GIMP, editor de imágenes gratuito y magnífico, un videotutorial para explicarnos como hacerlo, y una pizca de paciencia. Ahora sólo es cuestión de dedicarle tiempo ;-).
Dejo una primera aproximación: