Historias recontadas


Estoy leyéndome a ratos perdidos un libro altamente intelectual, The Classic Fairy Tales de Iona y Peter Opie, que es básicamente una recopilación de las primeras versiones impresas en lengua inglesa de los cuentos clásicos. Antes de cada cuento, hay una pequeña introducción en la que habla de fuentes y referencias, y en la de la Princesa y la Rana comentan que aunque hay muchos cuentos de príncipe transformado en bicho-cosa hasta que la bella muchacha lo acepte (como en La Bella y la Bestia, por ejemplo), los cuentos más antiguos suelen presentar a mujeres transformadas en horribles trolls o ancianas, que piden matrimonio al gentil caballero para librarse de su maldición. Pero lo normal en estos casos es que el caballero pase. Cómo son los tíos. Cuando leí eso lo primero que dije es “Qué curioso”, pero lo segundo que dije fue “Anda, pero si el Herr Mannelig va de eso”. Así que aquí os dejo otra versión del mismo, cantada en su idioma original (sueco), y subtitulada en inglés. La canta Garmarna, un grupo folk sueco que suena muy bien.

Finalmente, para no volver a hacer más entradas del tema, aquí otro fan ha hecho una recopilación de todos los Herr Mannelig que conoce. A disfrutarla.
J.

Anuncios

Cuentos populares (II)


Probablemente, a la hora de hablar de versiones y adaptaciones de cuentos, lo que más me guste son las adaptaciones oscuras actuales, en las que todo deja de ser inocente e infantil y se recubre de una capa sutil (o no tan sutil) de violencia sangrienta y/o erotismo. Hace ya algunos años jugué al increible Alicia de American McGee, un increible juego de ordenador en el que se da un paso más en el concepto de Alicia, y después de haber estado en un manicomio (nadie la creyó), regresa a el País de las Maravillas para enfrentarse a una Reina de Corazones loca, armada con su cuchillo (y lo que vaya encontrando). Un juegazo.

Aparte de eso, ya hablé el otro día de Gaiman y sus adaptaciones, así que me lo salto. Voy a pasar al otro campo del ámbito friki que me queda: las figuras. Todd McFarlane es un dibujante de comics, conocido por las capas y las cadenas de sus personajes, que hizo Spawn y luego se forró, pasando a hacer muchas otras cosas, incluidas figuras, que ahora puedes encontrar abundantemente en Norma, ComicStore o cualquier antro de perversión y de gastar dinero equivalente. Y entre las distintas colecciones de figuras (entre las que hay algunas increibles supervisadas por Clive Barker, que me lo guardo para otro día), hay unas cuantas de cuentos de hadas, pero a su estilo. Así, tenemos el Mago de Oz, Caperucita Roja, Hansel y Gretel y otras cuantas más. Las del Mago de Oz son geniales, porque incluyen a casi todos los personajes de la historia, pero a modo de muestra, me quedo con Caperucita:


Y aquí ya sin efectos de luces raros. El cuento nunca volverá a ser el mismo. Pobre lobo.

J.

Cuentos populares (I)


Los cuentos populares me fascinan. No tanto de pequeño, en esa época me gustaban más las historias épicas (por algo me leí más de diez veces El Señor de los Anillos en mi adolescencia); ha sido más bien un efecto de esa maravilla que es The Sandman, del señor Gaiman. Fue él el que me enseñó a mirar detrás de los cuentos que han llegado hasta nosotros, y tratar de ver qué hay detrás (y por detrás entiéndase antes).

Los cuentos son una maravilla de múltiples caras, como trato de explicar en mis clases; cambiantes, permanentes y a la vez propios de cada tiempo. No hay época sin su versión de Caperucita o de la Bella durmiente. Y en esa variedad de versiones está su encanto. Por ello, para estas navidades, si Amazon lo permite, me he pedido un libraco para empaparme de versiones; pero hoy quiero pararme en un cuento más musical, que me encanta.

Herr Mannerlig es una balada medieval sueca que narra la historia de una troll de montaña que desea desesperadamente convertirse en humana. La troll cree que lo conseguirá si logra casarse con el noble Mannerlig, por lo que trata de seducirle con regalos. Sin embargo, Mannerlig los rechaza, básicamente porque ella no es cristiana.

La versión original y una traducción al inglés se encuentra por ejemplo aquí (en cuanto tenga un rato la traduzco, lo prometo, pero es que la Historia de los Reinos me tiene muy liado), pero es mucho mejor escucharla, por ejemplo en la versión de In Extremo:

O mejor aún, en una versión en italiano que hizo esa maravilla de grupo que es Haggard (aunque no haya un video en condiciones, que le vamos a hacer. Mejor una flor que la versión del Final Fantasy, digo yo):

J.