A duras penas


A Stack of Papers, por Chalibo http://chalibo.deviantart.com/art/a-stack-of-papers-183989334
A Stack of Papers, por Chalibo
http://chalibo.deviantart.com/art/a-stack-of-papers-183989334

¿Que cómo me está yendo la semana? Pues ayer por la tarde estuve en las jornadas provinciales de Biblioteca, y mi presentación de buenas prácticas parece que consiguió unos cuantos conversos a WordPress, y después me propusieron ser colaborador de la Red de Bibliotecas el curso que viene. Y hoy he dado el segundo taller de “Cultura de la Violación y Consentimiento (entusiasta)” de tres que estoy dando esta semana a cuarto de ESO. Mañana es el ultimo, y parece ser que habrá que dedicarle algún recreo más, porque el tema ha interesado. Y las clases, claro. Hoy he dado clase de latín, de lengua, de inglés y de ética. Por lo demás, esta tarde quiero dejar medio lista la entrada sobre trasfondo de El Libro de Ivo de este fin de semana (9), y está noche hay que escribir, porque si no lo haces no eres escritor. Y estoy cansado. No ese “estoy cansado” metafísico, sino el “estoy cansado” de “si me das un sofá me quedo frito”. Y aún queda.

Y quiero vacaciones. Y un ayudante. Y un té escondido en el centro en buena compañía. No necesariamente por ese orden.

J.

PD:

Anuncios

De como Miyazaki me salvó de ser un machirulo


Acabo de percatarme de uno de esos puntos clave de la infancia, que parecen superficiales hasta que todo encaja. Ahí, en esa tierna preadolescencia mía, hubo una película que me marcó enormemente. De animación, claro. Era el final de los ochenta, y resulta que mientras mis amigos lo flipaban con Mazinger Z y clónicos, yo estaba conquistado absolutamente por Nausicaa del Valle del Viento (que en esa época se llamaba Los Guerreros del Viento, porque claro, había que machirulizar el título y la peli a ser posible, aunque pierda todo el sentido). Fue la primera película y creo que la única de mi infancia que pedí que me alquilaran dos veces en el videoclub. Y quedé fascinado por esa muchacha valiente, independiente, de traje azul y máscara de gas. Y de algún modo Nausicaa se transformó en mi primer modelo femenino, en lo que debe esperarse de una chica (y quizás por eso siguen enamorándome sobre todo las chicas Gryffindor :-) ). Para mis compañeros del cole una chica era algo parecido a esto. Y para mí debía ser más o menos esto. Pero no acabó ahí todo, porque en esa película apareció también mi primera figura de referencia masculina. Que sí, que por supuesto que yo también quería pilotar un robot gigante. Pero me fascinaba mucho más Lord Yupa. Una figura ligeramente misteriosa, afable, pacífica pero sin miedo. Y con barba, claro :-).

Nunca sabremos que habría sido de mí sin esa película en mi camino. Si podría haber resistido igual de bien los ataques del lado oscuro masculino. Pero me gusta pensar que en parte fue esa muchacha y su planeador la que me salvó :-).

J.

Punto de inflexión


the_burning_of_the_holy_book_on_the_black_lake_by_valentietokyo-d6hmpkr

Anoche a eso de las doce decidí leerme un par de páginas de Teoría King Kong, de Virginie Despentes, para despejarme del ordenador antes de dormirme. Lo tenía en el kindle, pero empecé a leerlo en la aplicación del móvil. Lo conseguí dejar pasada la una y media cuando llevaba medio libro. Y ahora acabo de terminármelo, tras cogerlo después de comer en cuanto he tenido otro rato.

Ahora tengo que pensar tranquilamente, ir digiriendo y esperar a que me llegue el libro en papel y en español, porque me lo he leído en inglés y seguro que me he dejado detalles atrás (que es otro modo de decir que me invento palabras que no entiendo). Pero es un libro importante. Muy importante.

J.

Rupturas y proyectos (entrada espesa y radical)


QUEER_by_androgenio

Este año se me ha pasado el Día del Orgullo sin hacer ninguna entrada. No sé si porque estaba despistada en mil cosas, o porque me pilló a contrapié,, o porque estoy centrada en otras direcciones. Pero el asunto es que esa lucha sigue siendo igual de necesaria que siempre. Como el resto. La del feminismo, que es la que me tiene más ocupada dentro del ámbito combativo/formativo. La de las sexualidades no normativas (como los más avispados se habrán percatado ya por esta entrada). Hay muchas cosas que romper, y todas están sujetas por las mismas cuerdas. Sí, las del heteropatriarcado. Y sí, se me ha pasado el Día del Orgullo, porque hay un montón de gente que puede hacer más en la lucha LGTB (o trans-marica-bollo) de lo que puedo hacer yo. Así que yo estaba tejiendo mi granito de arena con unas chicas geniales y valientes para luchar contra el machismo en el ámbito educativo, inspirada por la iniciativa de Sexismo Cotidiano y por Alicia Murillo. Y ya está preparado, y en septiembre veremos lo que hacemos con ello entre todas. Sexismo y ESO.

Pero al final tendremos que luchar todas en todos los frentes. Porque la revolución, el cambio, si no es global no será. Si no es feminista no será, si no es trasn-marica-bollo no será. Si no destruye los pilares fosilizados del patriarcado heterocentrista, no será. Hay muchas cosas que hacer. Muchísimas. Y no podemos dejar de hacerlas, porque entonces lo hecho se deshace. Ya va pasando en muchos de los logros sociales. Así que que cada una aporte lo que sepa. Y ya el año que viene intentaré hacer una entrada del Orgullo, que sí :-).

J.

Luchas necesarias


El otro día leí un artículo muy didáctico de la Mosca Cojonera (Si es que vas provocando). Y después lo completé con el vídeo de Alicia Murillo que nombraba (San Valentín para machirulos), y decidí coger las dos cosas, y llevármelas a mis clases de Taller de Comunicación de 3º de ESO. Quince años de media, para los despistados. Leimos el artículo, vimos el vídeo, y hablamos un poquito. El artículo, siendo un ejemplo genial, les daba pereza por eso de que hay que leer. El vídeo, que dice más o menos lo mismo pero visualmente, y con toques de humor, les llegó mejor. Y luego el día siguiente les pedí que reflexionasen (por escrito) sobre “Sexismo y Educación). ¿Qué pasó?

Pues pasó que al principio no había nada de lo que hablar. Que vivimos en un instituto superguay y coeducativo. Así que para romper el hielo yo les he dado un par de ejemplos de otros lados, y han empezado a enlazar una cosa con otra. Y al final resulta que mi instituto es tan machista como cualquier otro. Oh, dios santo, ¿cómo va a ser eso, con lo chicos e inocentes que son? Pues por ejemplo, haciendo una pintada en el baño de los chicos para que la gente votase a la chica más buenorra del instituto (de entre las cuatro candidatas propuestas). O que los “amigos” practiquen el tiro de objeto al canalillo de sus amigas, “porque es de broma”. De broma les daba yo con un mangual en toda la boca. En fin, que me sale el lado poco didáctico. El problema esencial es que todo esto lo han ido viendo y me lo han ido contando ellas. Igual que me han contado que fuera del instituto les pasa lo que les pasa a todas las mujeres: señores mayores que murmuran cosas, coches que bajan la velocidad para mirarte de aquella manera, silbidos y ruidos variados, bromas y gestos cuando sales a correr… Así hasta la nausea. Literal, del ascazo que da y lo cotidiano que resulta.

El problema es que en general ellas viven con esto. Y en general ellos no son conscientes de todo lo que eso implica.  Así que cuando hablo de feminismo, de machirulos, de tijeras de podar penes, ellas ya saben perfectamente de lo que hablo. Y ellos creen que no va con ellos. Aunque es estadísticamente seguro que tendré algún machirulo (más de uno) entre mis alumnos… si no hacemos algo para remediarlo.

La foto es de Memes Feministas. http://memesfeministas.wordpress.com
La foto es de Memes Feministas. http://memesfeministas.wordpress.com

Así que esa es mi conclusión. Que el año que viene hay que empezar a hacer algo. O varios algos. Consultar con mi compi la orientadora. Juntarme a pensar con las futuras alumnas de cuarto, que hay chicas geniales con la cabeza perfectamente bien puesta, y no sólo con las ideas adecuadas sino también con la energía y la valentía para llevarlas a cabo, estoy seguro. Y lo que se diga entre iguales vale más. Y empezar a atacar desde primero de ESO. Y tratar de subir desde ahí. Lo que se pueda. De un modo activo. De un modo combativo. Rompiendo los esquemas que sea necesario para hacer visible lo que es una realidad para media humanidad, y un mito para la otra media. No puede ser así. No debe ser así. Y como profesor me siento en la obligación de actuar en el sentido adecuado.

J.