Girando


Aferrarse con fuerza.

Soltarse.

Buscar asideros incluso en lo más liso.

Dejarse caer, deslizándose.

No tener miedo.

Estar aterrado.

Querer que nada cambie.

Cambiarlo todo.

No necesitar.

Querer compartir contigo.

Ser un planeta.

Ser un cometa.

Marcharse para siempre.

Volver a buscarte.

O no.

Una

vez

más.

Todo

gira.

Y yo con ello.

J.

Anuncios

Giro y sombra 


Desandar tus huellas para ver hacia dónde conducían tus pasos. Levantar el cuello del abrigo y enroscarte en la bufanda. Respirar el primer aire frío, y dejar que te envuelva en sabor a invierno. Desprenderte de las hojas, de los tallos, de las flores incluso, y convertirte en tronco, en raíz, en bulbo. Aprender a no ser casi, para así ser capaz de volver  a ser en primavera.

Me hundiré en la tierra, buscando dónde nacen mis raíces. Me olvidaré de todo para así no perder nada. Y el invierno pasará sobre mí como un manto blanco que me envuelve mientras duermo. Y dormiré, y soñaré. También contigo.

Samhain llega y yo giro con él despojándome de lo que se ha secado, de lo que me sobra, de lo que amo y aún así debe partir. Llega, y enciendo la primera vela, la primera llama que querrá ser hoguera cuando regrese Yüle. Porque todo regresa. Todo acaba. Esa es la única enseñanza que nos hace falta cuando el invierno se aproxima.

Y, cuando nos alcancen los días verdes, y el viento cambie, y de nuevo apetezca ser flor, y fruto, y deshielo, cuando todo sea distinto, hay cosas que volverán a ser. que podrán serlo. Con o sin nosotros. Porque nunca hemos sido el centro de nada. Sólo una sonrisa que lanzar al mundo mientras la rueda gira. Sólo una nube blanca, dispuesta a ser cualquier cosa.

Aún así, búscame si te apetece. Cuando te apetezca.

J.

Segundo Movimiento


Avanzando. Olvidando los puentes cruzados, los caminos que no llegamos a recorrer. Sin dejar de moverme, porque cualquier otro pensamiento es imposible. Nada va a pararse. Yo tampoco. Y voy arrastrando en mi estela cometas, satélites, estrellas. Y a la vez yo recorro las estelas de otros planetas. De otras galaxias.

Segundo movimiento. O segunda parte. O segundo paso. No segundo intento, porque eso parece reducir todo a lo que se consigue y lo que no. Pero las cosas pasan, siempre pasan, y todo lo que sucede nos transforma (o nos duele, o nos cura, o nos lanza hacia el infinito).

Seguiré avanzando, desequilibrado. Girando y chocando con todo, destrozando y construyendo en cada revolución. Porque esa es la única forma de ser.

J.

globular-cluster-597899_1280

Reloj de Arena


El tiempo se deshace, perdiendo sus pocas cualidades lineales y alcanzando una circularidad absoluta. Ciclos pequeños que conforman ciclos grandes. Un giro perfecto e irregular, que se desplazar en parábolas, en óvalos, en órbitas, pequeñas y medianas, girando a mi alrededor. Todos los planetas deben mantenerse en movimiento, y el tiempo ya no es tiempo, sólo lo que queda para el siguiente giro, para el siguiente roce.

time_is_running_out_by_joanllado-d5qufmfMi vida es un precioso reloj de arena que no deja de girar. Dando cuerda al mundo con el minúsculo pajarillo que ha venido para visitarme. Para quedarse. Y ya no duermo, pero sueño igual.

J.

Ostara y los giros


Regresa Ostara. Regresa la primavera. Porque la vida son giros y círculos. Y todos los giros son iguales. Y todos son diferentes. Y ahora toca girar un poco más rápido, un poco más lejos, ampliar la órbita y transformarla para siempre. Para siempre. Lo decimos como si fuese algo excepcional. Todo es para siempre, todo es definitivo, salvo que aprendamos a desandar el camino del tiempo. No podemos. Sólo seguir descendiendo por la rueda del año. Y en cada giro, cierto, podemos tratar de hacer las cosas distinto, de hacerlas mejor. Eso sí. Pero lo que hagamos, de nuevo, sea bien o mal, será para siempre hasta el siguiente giro.

nature-1241830_1280

Esta primavera es un río que me arrastra, feliz y nervioso, aguardando el inminente deshielo. Me marcho para siempre. Llego para siempre con él. Y lo importante es eso. El aquí, el ahora. Ni lo que queda atrás ni lo que habrá delante. Siempre estaremos en el punto más alto de la rueda, o el más bajo. Porque es una rueda. Siempre en el punto medio. Ostara me inunda, y yo me dejo inundar.

J.

Ahora (Yüle)


Porque no nos engañemos: que el sol haya ganado otra batalla no significa que la primavera vaya a llegar sola. Ahora llega el momento de empezar a crearla. Escondidos bajo tierra, en madrigueras, cubiertos con mantas, hogueras, galaxias, mientras el frío se decide a llegar y a golpear con fuerza durante dos, tres meses, estaremos creando. Hay que crear la primavera. No sólo creerla, no sólo invocarla. Hay que prepararse para su venida, y luego hacer que venga.

Y yo recibo este año un Yüle transparente: veo completamente lo que hay al otro lado. La rueda del año gira, y yo estoy ya descendiendo inevitable por su curva, disfrutándola completamente. Y cuando llegue, os contaré cosas hermosas, os enseñaré cosas hermosas. Y mientras, disfrutaremos del camino que compartimos, descubriéndolo.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

J.

Botella lanzada desde el corazón del torbellino (Samhain)


Altar de Samhain
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Carreras. Pausas. Reencuentros necesarios. Encuentros postergados. Visitas estupendas que vienen. Visitas a las que vas. Girar y girar y girar la rueda del año, porque el año el empieza hoy, y aunque no tenga tiempo para pensarlo tampoco puedo olvidarlo. A saltos entre dos, tres mundos, y los que faltan, y los que están llegando. Echar de menos lo justo y necesario. Planear cómo dejar de echar de menos. Sobrevivir al torbellino, que es genial pero no deja de ser un torbellino, y tras él se necesita la calma. Calma compartida quizás, pero calma. Hoy lanzarme a todo lo necesario, y después a todo lo pendiente. Porque en el próximo giro de la rueda del año, ese que empieza hoy, todo cambiará de nuevo, como siempre. Y veremos donde me conduce, donde nos conduce. Intentaremos que ha sitios hermosos, y a nuevos giros.

Y sé que inicio este giro con cosas pendientes. Con tés pendientes, con abrazos pendientes, con tardes de sofá pendientes, con noches pendientes e incluso días. Y sé que las cosas pendientes acaban encontrando su momento y su lugar cuando les das la oportunidad. Así que se la daremos.

J.