Imbolc


cnosp_by_nikkothenerd-d3b69au-r

Que las semillas que se han plantado en el invierno crezcan y se enraícen en primavera, y sigan creciendo hasta entregarnos sus frutos en el verano.

PD: Y este invierno se han plantado muchas cosas hermosas.

J.

Imbolc (…otro milagro de la primavera)


Árbol de Imbolc
Todos los días paso por aquí para ir al instituto, pero ayer levanté la mirada, y me di cuenta de lo que había pasado. Imbolc :-)

Este año quiero pararme con calma a recordar lo que significa Imbolc. Significa que aunque haga un frío de narices, la primavera llegará. Significa que aunque estemos en el corazón del invierno, lo superaremos. Es muy fácil dejarse llevar por el hielo y el cansancio de la estepa gélida. Pero podemos llegar al otro lado. No es un asunto de espacio. Es un asunto de tiempo. Hacerte duro. Hacerte fuerte. Hacerte resistente. Y avanzar. Un paso más. Un día más. Aunque no se vea hacia dónde. Porque si lo haces durante el suficiente tiempo, la primavera llegará. Siempre lo hace. Eso es Imbolc. Y hoy es Imbolc. Todas las personas a las que quiero deben recordarlo. Y yo también. Así que un pasito más.

Y así al final, una vez más, lo lograremos. Lo que sea. Todo. También podría decirlo en palabras de Extremoduro (1′ :58”), pero últimamente estoy demasiado malhablado por aquí, así que cada uno lo escucha con calma, y reflexiones sobre ello -.-. No es necesario analizar las figuras retóricas ;-).

J.

Imbolc


Hoy es Imbolc, y lo he pillado con ganas. Imbolc nos avisa de que, aunque aún quede invierno, la primavera llegará. Es una época en la que las horas de luz aumentan a gran velocidad. Dónde empezamos a vislumbrasrque el frío se terminará. O las lluvias (aunque mañana vuelva a diluviarnos). Y este invierno se me está haciendo largo. Para mí de un modo literal, para otras personas a las que quiero ,de un modo figurado (besos para la más loca y encantadora del sitio de las botellas de agua ;-)). Pero la primavera siempre acaba llegando, si resistes lo suficiente, si mantienes la fuerza y la voluntad de seguir. Eso nos enseña Imbolc. Así que ánimo, que dentro de nada estamos en Ostara (uhm, huevos de chocolate).

También es la época en la que nacen las ovejas :-), pero eso me queda un poco más alejado.

J.

Imblog


Hoy es Imbolc. También es el Día de la Marmota, pero quitando lo graciosas que puedan resultar las marmotas, a mí me interesa más que sea Imbolc.

No soy una persona religiosa en el sentido clásico (o en el sentido monoteísta si se prefiere). No echo de menos tener una iglesia a la que acudir, ni mucho menos una jerarquía. Estoy feliz como estoy, con mis creencias, que están más próximas quizás a una moral y un modo de vida que a una colección de entelequias metafísicas. Pero me gusta tener fiestas. Por eso tomo como referencia el calendario neopagano, y por eso hoy celebro Imbolc. Tenemos cordero, vamos a hacer un par de bizcochos (uno para nosotros y otro para regalar), y aunque llevo tiempo sin escribir a causa del exceso de trabajo y la falta de tiempo, me paso por el blog (Im-blog) para decir que hoy es Imbolc, y que para mí es importante. Porque, aunque estemos solos Patricia y yo celebrándolo, aunque vivamos en un país todavía muy, sino intolerante, poco comprensivo en materia de religión y creencias, sé que en el mundo hay muchas decenas de miles de personas (incluso unos cuantos centenares de miles) celebrando Imbolc. Y eso es importante.

Los tiempos cambian. Las personas. Las creencias. Y los primeros en cambiar siempre son los que tienen un camino más duro y sobre todo más solitario. Así que desde aquí mando un saludo a todos los paganos de España, me lean o no, que hoy están celebrando Imbolc (y dentro de nada Ostara, uhm, huevos de chocolate).

Feliz Imbolc.

J.