De islas e islas


Sail_away_by_sboydag

Yo pensaba que sólo se podía ser una isla de un modo. Que ser una isla era en realidad lo mismo que ser una roca. Y como en tantas otras cosas, he descubierto que se puede ser de muchas formas, para muchas personas. Hasta una isla. Y de repente ser una isla es algo hermoso, dulce intenso. Porque ser isla es poder encontrarnos cuando nuestros caminos se crucen, ser isla es estar para ti cuando te apetezca o lo necesites. Ser isla es algo maravilloso cuando vivir es un mar y las personas que amas son barcos. Y yo, que soy muchas cosas (roca, zorro, voz) he descubierto que ser isla es una de las mejores cosas del mundo. Ser tu isla.

J.

Anuncios

Yo también soy una roca a veces


The_Rock_by_WiciaQ

A veces tengo la impresión de que se sobrevaloran los rasgos sociales de la gente. Hay que ser sociable. No sólo sociable, hay que ser muy sociable. ¿Por qué salir está bien y quedarse en casa no? Es más, nos suele resultar mucho más raro una persona que habitualmente no necesita o no quiere ver a nadie que una que siempre necesita estar con alguien. Y ahí cabría pensar quién es más sano, quién más completo, quién está realmente mejor. En cualquier caso,  ¿por qué no se respeta el aislamiento?

Comparemos con el sexo, o con cualquier otro rasgo social. Curiosamente resulta más aceptable histórica o socialmente la ausencia al exceso. Aquel que tiene contacto sexual con muchas personas recibe una enorme presión negativa. Repugnante, por supuesto, ya sabéis mi opinión al respecto. Pero el que decide no tener ningún contacto sexual queda a lo mejor como sólo un poco raro, o ni eso si se defiende en una opción religiosa. Y el asunto es que históricamente el aislamiento ha sido necesario o bien visto. Religiosamente, filosóficamente, espiritualmente, la ausencia de contacto ha sido el camino hacia el autoconocimiento, la sabiduría, la iluminación, la calma y la paz.

Pero ya no. Estamos totalmente conectados. Instantáneamente. No contestar un Whatssap, una mención, un mensaje, son pecados mortales. Hay que responder. Siempre. Hay que socializar. Siempre. Nos obligan a ser sociables. Si no lo eres, te miran con desconcierto y temor. Nadie entiende ya el “quiero estar solo”, “necesito tiempo, espacio, silencio”. Pero de verdad que hay gente que está bien sola. Os lo prometo.

No nos morimos por pasar una tarde, o un día o tres sin contacto humano. O muchos mas días con contactos mínimos. Hasta nos gusta, mira bien lo que te digo.

Como dice la canción, tenemos libros, poemas, emociones de sobra. A veces necesitamos gente. Y a veces no. Tan sencillo como eso. Así que proclamo que algunas veces yo también soy una roca. Y no hay nada malo en eso.

I have my books
And my poetry to protect me;
I am shielded in my armor,
Hiding in my room, safe within my womb.
I touch no one and no one touches me.
I am a rock,
I am an island.

J.

Agosto (Islas)


Pingtan_island_by_foureyesAcaba julio, y ha sido tremendamente fácil adaptarme a la tan deseada rutina del aislamiento y la tranquilidad. El pequeño espacio de mi isla con mis cosas. Lo necesitaba. Ordenar, lo tangible y lo intangible. Despejar la mente y el espíritu y el corazón. Descansar. Y trabajar, mucho. Ya lo avisé. No soy un náufrago, soy un prófugo. Así que me temo que esto no es para avisar de que vuelvo al mundo. Ni remotamente. Pienso pasarme todo agosto también en mi isla, salvo que llegue alguna privilegiada botella que me impulse a salir un ratito (ya sabéis que yo soy mucho de “si me llamaras lo dejaría todo”, pero mientras no me llamen aquí pienso quedarme).
Ya en septiembre quiera o no se acaba esto. Y voy a necesitar muchas fuerzas, y muchas ganas, y tener las ideas muy claras. Así que ha seguir oculto.

Para todo lo demás, Las Casas de la Carne :-)

J.