De Dragones y Maletines


La historia va así: Patricia me regaló por mi cumpleaños una maravilla de miniatura de dragón, porque llevaba mucho tiempo con ganas de una miniatura grande a la que meterle mano (en sentido figurado). Y allí me puse a montar y pegar las partes, emocionado. Pero claro, al ser una miniatura tan sólida, las partes pesaban mucho, y necesitaban un refuerzo, no valía con el pegamento solo. Y yo no tenía las herramientas adecuadas, me hacía falta el taladro manual (además de tener las limas algo gastadas). Resumiendo: para montar una miniatura de 40€ me compré una magnífica oferta de caja de herramientas de miniaturas de 95€. Y no es que me queje, estoy contento como un niño con juguetes nuevos (viene a ser lo mismo con unos años más), pero el gastarse un dineral en herramientas raras es cosa de padres. Me estoy haciendo mayor. De un modo friki (MUY friki), pero mayor. Ya os iré informando de como va la cosa.

J.