Ahora

Me siento en

E

X

P

A

N

S

I

Ó

N

Supernova

¿Qué pasaría si la muerte viniese a buscarnos mañana?

Que quiero que me encuentre en MOVIMIENTO.

 

J.

Cambiando el mundo (I)

Pues aquí estoy, a media hora de la reunión inicial. Acabo de recorrerme arriba y abajo el instituto dos vez para encontrar a todos los cuartos y los primeros de bachillerato, porque aunque soy un tío previsor que ya tenía apuntadas las aulas (cómo no), varios grupos se habían cambiado de clase (cómo no). Parece que a algunos les ha interesado, pero de ahí a que vayan ya es otra cosa. Es complicado convencer en veinticinco segundos a gente a la que no le das clase, pero esa es la idea, conseguir la colaboración de personas que estén deseando hacer cosas, con la chispa a punto de saltar. No arrastrar por otros motivos. Eso ya lo haremos el año que viene, si todo va bien, cuando iniciemos formalmente la conquista del mundo :-).

Así que aquí estoy, con mi camiseta del Laoconte (las cosas que encuentra uno por el mundo), escuchando un poco a Tarja con su Dark Star para coger fuerzas. Luego la presentación, y luego esta tarde a la web secreta provisional, a ver el correo. A ver que pasa. Si hay fuerza en el arranque, si hay continuidad (que es más complicado), si hay implicación. Lo importante es la libertad. Canalizar la creatividad en vez de encorsetarla. Y sí, estoy nervioso :-). De hecho, llevo tres días nervioso. Porque me emociono mucho, se me va la pinza :-p, y ya veo lo más grande. Aunque sé que es complicado. Ni miedo ni esperanza. 

Os mantendré informados. Pero sólo un poquito. Es un secreto.

J.

Otra vez me estoy liando…

Si es que no escarmiento. Hoy estoy agotado, sin fuerza ni para corregir un triste examen de conjugaciones verbales. Pero ya estoy preparándome para liarla otra vez a la vuelta de las vacaciones: como ya he terminado la traducción, voy a encargarme de las dos tardes de la biblioteca. Y en ese tiempo voy a tratar de remover los espíritus artísticos y las conciencias del instituto. ¿Puede una sola persona ser como una piedra que inicie una avalancha? ¿Qué capacidad de acción y de impulso tienen los jóvenes? Desde que soy profe he querido impulsar, crear. Liarla. Pero siempre estaba de paso. De prestado. Ahora estoy en mi casa. ¿Por qué no aplicar la regla de oro (“Si no daña a nadie, haz lo que quieres”)? Así que voy a hacer lo que quiera. En quince días empieza. Nos vemos en la Red.

J.