¿Qué está escuchando tu vecino?


Ahora que todo el mundo está tonto con Spotify (tonto en un sentido positivo, porque no es mal invento), yo no puedo instalar la versión gratuita, porque soy un rebelde, y el vino, aunque le siente más o menos bien, no es lo mismo. Pero me hablaron del Grooveshark, y estoy encantado. Y sin límite de tiempo ni nada.
Pero a lo que iba con el título, ahora queremos saber lo que escuchan los demás, lo que ven los demás, lo que leen los demás (listas en Amazon, en IMDB, por todas partes). Y, por supuesto, queremos que sepan lo que estamos oyendo/viendo/leyendo nosotros. Efecto twitter, como decía el otro día. La vida en directo (por cierto, que yo estoy escuchando Lyriel, leyendo Guardianes del Día, y lo último que vi fue Rumores y Mentiras. Y me estoy tomando un té belleza de Hornimans.).

La duda que me asalta es la de siempre. ¿Nos estamos haciendo más independientes, o nos estamos sumiendo más en la masa (aunque sea una sucesión de masas pequeñitas y que quieren creerse selectas)? A todos nos gusta sentirnos parte de algo, sea de los flamantes propietarios de un iphone, o de los miembros de “Señoras que utilizan el iphone para abrir las botellas de cerveza como Raimundo Amador”. Y la impresión que me da es que la gente tiende a sentirme más especial cuanto a más cosas (léase grupos, redes sociales o listas de amigos) amplias pertenece, por paradójico que parezca. A ver si es verdad, logro hacer un buen márketing, y el año que viene tengo una legión de alumnos deseosos de colaborar en las exclusivas revistas de la Luz y la Oscuridad.


J.

Anuncios

Postales sonoras


Creo que la última entrada merece una explicación, ya que siempre que recordamos una canción es por algo. Así, Interstate Love Song me lleva a esos momentos de melancolía y amor imposible del instituto. Black Hole Sun me habla de cuando te sentías independiente y fuera de la masa, y Firestarter de energía descontrolada.
Y al final, si pasas el suficiente tiempo con la música a cuestas, cada aspecto de tu vida acaba teniendo su banda sonora. Así, está la canción de cuando íbamos y veníamos a Almería, la de ir a dar clases a Alhaurín el Grande, la de la chica que quisiste en el instituto y que nunca te quiso (al menos como tú esperabas), la de cuando aún ibas de marcha por los bares, la de la chica que cantaba sus propias canciones, la del concierto que no volverá a darse, la que le cantas a tu peque, nuestra canción, la canción de la partida de Changeling, la de la loca más encantadora que he conocido, la de traducir, la de cuando eras pequeño, la de casarse… Sí, al final hay veces que en vez de sacar el álbum de fotos, prefiero sacar los discos antiguos. Mi vida no es mis canciones, pero va con ellas.

J.

Samhain 2009 (con retraso, como no)


Este año voy a tratar de ser un poco más original, y en vez de poner una foto de una calazaba (que la pondre el fin de semana si tengo fuerzas para bajar las fotos), voy a poner dos de los enlaces neopaganos y equivalentes que mas he visitado últimamente.

Primero, algo de música, en Pagan Pentagram Radio, que emite por internet música pagana/celta/new age. A mi me gusta.


Luego, algo de magia. Zona de caos (Psiconavegando paragidmas) es una página estupenda, que cubre muchos temas, y que presenta una buena visión de la magia del caos, que es probablemente el enfoque al que estoy más cercano últimamente. Probablemente. En cualquier caso es estupendo para reflexionar un poco. [Y sí, la estrella de ocho puntas es el símbolo del caos]

Y entre la faringitis (o lo que sea) y la revisión de la última traducción del año, no hay tiempo para más.

Versus


Mi compi Cristina está encantada de ir este verano aquí. Y mi ilusión es poder ir algún año aquí. Y sin embargo nos llevamos estupendamente ;-).

J. :-)

Esa musica que no odio tanto como podría pensarse


Cualquiera que se de una vuelta por aquí sabe qué música me gusta. Pero inevitablemente pasé mi infancia en los 80 y mi adolescencia en los 90, con lo cual hay canciones que están en mi historia personal, lo cual lleva a situaciones tan vergonzoso-divertidas como encontrarnos cantando (sí, cantando) en el cine viendo Los dos lados de la cama

Una vez aceptado que en el fondo todos somos bisexuales, y que ni tú ni nadie puede cambiarme :-), creo que puedo dar el siguiente paso y decir que hay cierta música de estilo más electrónico que hasta diría que me gusta. Poca, pero la hay.
Por ejemplo, ya he hecho público que me gustan las TATU. Aparte de sus comienzos entre lo reivindicativo y lo comercial (que también tuvo su encanto), me gustan sus canciones, y sus letras. Como siempre (el que es friki, es friki), me gustan más las versiones originales en ruso que las traducidas al ingles, pero ambas tienen su aquello. Además, tienen el mérito de contar con la única canción bisexual que conozco, “Loves me not“.

Primer paso de la confesión. Segundo paso. Me gusta Sophie Ellis-Bextor.

Y más extraño aún, escuchando la radio en el coche el otro día, me di cuenta de que Just Dance de Lady Gaga también me gusta.

Aunque claro, tampoco es tan raro, porque si hago memoria tendría que decir que también me gustó en su época el Sandstorm de Darude, y el Frestayler de Bomfunk MC’s.

Y ya que estamos, la banda sonora de Matrix Reloaded me encantó desde la primera vez que la escuché (por no hablar de las ganas que me entran de ponerme unas gafas de sol y montar una partida de mi adaptación de Matrix con reglas Feng-shui). ¿Será esa la explicación? ¿Es el cachito ciber-punk que llevo dentro el que me empuja en esa dirección? Esperemos que sí, porque si descubro tener un lado discotequero, me llevaría una gran decepción.

J.

Querida Tarja


Tarja Turunen, ex-cantante de Nightwish (cuando le pegaron la patada), se ha superado. En vez de quedarse deprimida en casa, ha sacado un pedazo de disco impresionante, con esa voz que tiene. No voy a entrar a valorar su calidad como persona, porque no la conozco, pero como cantante es de las mejores de nuestros tiempos. A lo cual se suma que, como ya vimos con Indica, Finlandia tiene un no se qué de cuento de hadas, con lo cual el producto final siempre mejora. Así que aquí os dejo el primer single de My Winter Storm, con mensaje sutil: I walk alone.

(por cierto, el video se ve con mejor calidad en la página de Tarja. Y la página tiene versión en español y todo).

J.

Música de ahora y de antes


Últimamente me he reenganchado un poco al carro de la música actual, con un poco de ayuda. Y resulta que me recuerda mucho a la que escuchaba en el instituto hace diez o quince años. No es nada concreto, pero sí es una sensación recurrente, y por lo visto no es sólo mía. Por ejemplo, escuchando a My Chemical Romance no puedo dejar de pensar en The Smashing Pumpkins. Y viniendo en el coche Patricia me señalo que el comienzo del single de Tokio Hotel tiene un aire a Nirvana innegable. Es raro. Seguiré investigando. Mientras, un par de clásicos de los Smashing Pumpkins, para las jóvenes generaciones ;-).

J.