Agujas

No me gustan los relojes con el segundero continuo.
Avanzan sin pausa, y los miro,
y me quedo atrapado,
y me falta el aire.
Por ellos el tiempo se me escapa,
desangrándose.
Me gustan los segunderos lentos,
sesenta golpes por minuto,
sesenta pausas.
Sesenta instantes para pensar
que el tiempo puede detenerse.
Solo me gustan los relojes
que me dicen mentiras.

J

Cuidar(te)

Últimamente todo lo que creo es imperfecto, que estoy seguro de que es la forma que tiene el universo de recordarme que así es como son nuestras vidas. Y que a veces las raíces y las ramas deben convertirse en lo mismo.

No me pidas que te ame cuando estás sonriendo;
eso es algo que puedes conseguir de cualquiera.
Que me pierda en tus piernas o en tu abrazo perfecto
mientras brillan los soles y el mundo es primavera.
Eso no hay que pedirlo. Eso siempre nos llega
por sí solo, llenando los días, los momentos,
sin contarlos, creciendo como granos de arena.
Eso es lo que creamos, escondidos  del tiempo.
Llámame cuando duela. Pídeme que te busque
cuando en bosques de sombras no se muestre el camino.
Cuando el tiempo te pese, cuando tú no te encuentres.
Pídeme que te ame cuando hacerlo te asuste.
Pídeme que te quiera aunque no estés conmigo.
Y aunque tú no lo entiendas, déjame que lo intente.
J.
pr50482_900x900_b_p_061526_by_design_by_humans-d7ss3og

Piezas

[Preparando la charla-recital de este curso, aparecen cosas que quizás tenían que aparecer de nuevo ahora]

No quiero ser tu droga, lo que buscas y ansías,
y que duele con fuerza si no tienes al lado.
No quiero ser tu pozo de deseo y vacío
cuando no puedes verme.
Yo no quiero dolerte.
Quiero ser la visita que te alegra la noche,
la hermosa compañía de los días bisiestos,
la sonrisa que llega cuando el tiempo nos deja.
No me dejes dolerte.
No merece la pena.
Aprendamos por tanto a ser dos en dos cuerpos,
dos viajeros tejiendo caminos y caricias,
o flotando dos hojas presas de un mismo viento,
dos estrellas, dos olas,
o dos bocas. O un beso.

24/10/2014

J.

pieces-of-the-puzzle-318141_1280

Con tiempo (Te veo al otro lado)

Esa extraña magia de, pasado el tiempo, regresar a un poema y poder disfrutarlo como si no lo hubieras vivido.

Te Veo al otro lado

J.