Cosas inexplicables


¿No sería posible entonces que tú y yo seamos tan sólo los amigos imaginarios de otras personas?

a_small_peice_of_me_the_sea__the_sky_by_soularwolf4-d7l0asdJ.

Anuncios

Matad la esperanza


Porque la esperanza mata. Es lo que más daño hace.

Puedo vivir contigo. Puedo vivir con tu presencia, con tu cariño, con tu deseo. Grande o pequeño. Puedo levantarme cada día sabiendo que vas a estar. Que en algún momento llegarás para abrazarme. Que cuando llegue el día correcto me besarás como si fueras a comerme. Puedo con ello.

Incluso puedo vivir sin ti. Puedo aceptar que no es posible, y que no lo será nunca. Puedo aceptar que lo que fue nunca volverá a ser. Y salir cada día al mundo sabiendo que no estás, y que no vendrás. Puedo con ello.

Con lo que no puedo es con la esperanza. Con pensar que hoy al final no puedes venir, pero quizás algún día. Con rozarte esperando despertar un deseo que hoy no aparece, pero quizás algún día. Con ver que ese camino hoy esta cerrado, pero imaginar que quizás algún día se abrirá. No. Cada quizás que surge después de cada dolor es el camino hacia una esperanza que puede igualmente acabar en dolor, que probablemente acabe en dolor. No quiero eso.

Matad la esperanza.

Prefiero saber que vienes, que me deseas, que es posible.

O saber que no vienes, que no me deseas, que no es posible.

Y que quizás, algún día, todo cambie y de repente sea posible. Sin que lo espere. Porque no lo esperaré.

Y mientras, seré feliz. Sin miedo. Sin esperanza.

leaving_by_uae4u-d52u3ue

J.

…y otros problemas


De nuevo me empeño en proponer a mis alumnos una reflexión sobre el problema de los problemas, el mundo de los mundos. El título de la redacción, como el año pasado, es “Amor y otros problemas”, tras una interesante charla traída a hilo de la explicación de los (nocivos) valores del Romanticismo y su pervivencia hasta nuestros días. Así que me he encontrado con un montón de reflexiones muy interesantes, desde el prisma de los 15-16 años, de qué es el amor.

Y lo que aprendes con 34 no es precisamente qué es el amor. Aprendes que el amor puede ser muchas cosas. O que como el arte, o el sexo, es juego y además no importa. O importa demasiado. ¿Qué es el amor?

El amor es acurrucarte calentito cuando vuelve tarde y tú ya llevas un rato dormido. Son arañazos en la espalda tras perder el aliento en un sofá, o una cicatriz en el antebrazo que no se va a borrar nunca. Es una canción que te envían de madrugada, o unos acordes de piano que siempre que los escuchas te giras. Es un anillo. O un zorro. O un girasol. O una taza de té. Hay amor en casas, en pasillos, en parques, en coches bajo la luz de la luna. Amor en besos, en cartas, en miradas. En cajas de música. Hay amor encerrado en diarios secretos, en blogs secretos, en lugares secretos. Hay amor paseando por las calles, pero menos. Porque también hay miradas, y jueces, y fronteras, y candados, y alambradas, porque es un tiempo hostil, propicio al odio, y nos vigilan policías de lo correcto, y quieren dictarnos qué es amor y qué no.

Yo no tengo respuestas para nadie. A duras penas tengo preguntas. Lo bueno es que ya no busco respuestas. Simplemente vivo.

J.