Rupturas y proyectos (entrada espesa y radical)

QUEER_by_androgenio

Este año se me ha pasado el Día del Orgullo sin hacer ninguna entrada. No sé si porque estaba despistada en mil cosas, o porque me pilló a contrapié,, o porque estoy centrada en otras direcciones. Pero el asunto es que esa lucha sigue siendo igual de necesaria que siempre. Como el resto. La del feminismo, que es la que me tiene más ocupada dentro del ámbito combativo/formativo. La de las sexualidades no normativas (como los más avispados se habrán percatado ya por esta entrada). Hay muchas cosas que romper, y todas están sujetas por las mismas cuerdas. Sí, las del heteropatriarcado. Y sí, se me ha pasado el Día del Orgullo, porque hay un montón de gente que puede hacer más en la lucha LGTB (o trans-marica-bollo) de lo que puedo hacer yo. Así que yo estaba tejiendo mi granito de arena con unas chicas geniales y valientes para luchar contra el machismo en el ámbito educativo, inspirada por la iniciativa de Sexismo Cotidiano y por Alicia Murillo. Y ya está preparado, y en septiembre veremos lo que hacemos con ello entre todas. Sexismo y ESO.

Pero al final tendremos que luchar todas en todos los frentes. Porque la revolución, el cambio, si no es global no será. Si no es feminista no será, si no es trasn-marica-bollo no será. Si no destruye los pilares fosilizados del patriarcado heterocentrista, no será. Hay muchas cosas que hacer. Muchísimas. Y no podemos dejar de hacerlas, porque entonces lo hecho se deshace. Ya va pasando en muchos de los logros sociales. Así que que cada una aporte lo que sepa. Y ya el año que viene intentaré hacer una entrada del Orgullo, que sí :-).

J.

Rupturas. Traumas. Despedidas.

Esta mañana tuvimos sobredosis de Somebody That I Use to Know, que es una canción que me encanta, pero que creo que es necesario pararse en lo que dice: en realidad no te quería, cuando rompimos me sentí aliviado, pero ahora no soporto que pases de mí. Viva la coherencia, vida el típico razonamiento humano. Y ella responde con una versión más educada de por mí como si te mueres (But I don’t wanna live that way…). Lo que nos cuesta dejar las cosas terminar. Incluso cuando hay un momento de lucidez y de buenos propósitos, casi siempre termina todo transformándose en todo lo contrario de lo que teníamos planeado. Perdemos perspectiva. Todo el tiempo bueno vivido junto pasa a ser considerado una decepción, una larga mentira, una pérdida de tiempo. Pero no es así. Las cosas buenas fueron buenas. Fueron. No podemos cambiar el pasado. Pero la vida cambia continuamente. Aceptar el cambio. Con nuestra dosis de tristeza, de alegría, de soledad, de liberación, de lo que sea, pero seguir avanzando. Y ya veremos qué sentido va tomando la vida. Eso, por lo visto, no lo entienden la mayoría de los cantantes, o no saben decirlo. Lo entiende Lyriel, por supuesto. Y también Julieta Venegas.

“Llueve hoy mismo y no te olvidaré
siempre serás
alguien que quise de verdad”.

Aunque no sea fácil.

J.

La imagen, de aquí.