Motivaciones


Parece un poco que el día de un profesor moderno está supeditado siempre a educar motivadoramente, motivar educadamente, o algo así. Pero hoy no quiero hablar de eso, sino de las motivaciones individuales. ¿Por qué hacemos las cosas? En general creo que por los motivos equivocados.
Es muy habitual hacer las cosas por otros. Para que tus padres estén felices. Para que tu pareja esté feliz. Para tener una buena posición social. Para que no hablen mal de ti. Eso a priori no es malo. Vivimos con personas en un mundo con personas. Con personas que muchas veces nos importan. El problema lo veo cuando acometemos una tarea muy grande con sólo esa motivación. Por ejemplo, nadie debería estudiar una carrera concreta sólo porque eso hace felices a sus padres. Ni elegir cierto trabajo sólo porque eso hace feliz a su pareja, o sólo porque le permite tener una buena posición económica o social. Si haces algo así, al final todo será asco, desesperación, y acabarás echándole la culpa de tu infelicidad a aquellos por los que hacías las cosas (con lo cual ya estás haciendo el tonto dos veces en vez de una). Las cosas importantes hay que hacerlas al final (o al principio) por uno mismo.
Cuando yo estudiaba las oposiciones, pensaba sin lugar a dudas que si las aprobaba podría irme a vivir con mi pareja y estar juntos. Pero lo que más me repetía es “esto es para ti, y sólo para ti”. Mi trabajo. Mi vida. Autoengañarnos es una de las mayores tonterías que podemos hacer. Porque tarde o temprano te das cuenta. 

Con esa motivación clara, a veces hacemos lo que nos gusta, pero otras veces hacemos lo que toca hacer. Eso a mi ver es ser adulto. Y no tiene que ver necesariamente con la edad.

J.

Anuncios

La útil mentira satánica


Hoy en las noticias de la Sexta nuevamente me he encontrado un minireportaje que versaba de la cantidad de sectas satánicas que hay, lo malísimas que son, y lo peligrosas, y salían hablando un monje dominico (o algo así), una psicóloga experta en sectas satánicas (si es que eso existe), y la lista de sectas en sí era de algo así como la Comisión Iberoamericana de Sectas de la Iglesia. Y lo único que me fastidia del tema es que todo es mentira. Las noticias de sectas satánicas sólo surgen cuando la iglesia católica pierde popularidad, siempre desde portavoces religiosos, y siempre siendo ellos los únicos defensores. Con lo cual no debería sorprenderme, porque la salida a la luz de cada vez más casos de abusos por parte de religiosos debía llevar inevitablemente a un repunte del bulo satánico. Pero me sigue fastidiando. Es como cuando la popularidad de George Bush caía, y había una nueva amenaza de riesgo de atentado. Miedo para combatir las dudas. Mentiras para combatir verdades. 
Para comprobar que ya toca, acabo de hacer una búsqueda en el Google, y me sale también una noticia de El Mundo de ayer, que supongo habrá servido de base para la noticia de la Sexta. El artículo confirma que los datos son de una fuente tan imparcial como un grupo de católicos que, desde la fe en cristo, estudian (dicen), lo que hacen los demás, la Red Iberoamericana de Estudios de las Sectas. Vergüenza me da que en un mundo supuestamente moderno esa gente siga teniendo cobertura. Vamos a pararnos un segundo en su blog, donde ponen una lista y se quedan tan anchos. Dicen que es muy difícil saber nada, si son, quién son, que hacen, pero ellos lo saben, aunque para qué entrar a dar datos. Me voy a detener sólo un segundo en las estupideces más grandes:
A) Barón Rojo, que yo sepa, es un grupo de música. Pero claro, es que el rock es satánico.
B) Lo que ellos llamán “Orden Thelemética del Alba Dorada”, la Golden Dawn (que por cierto, es orden hermética, de Hermes; no Thelemética, de thelema, que es un concepto que desarrollo Aleister Crowley) es un grupo de magia ceremonial moderna (más o menos).
C) El satanismo contemporaneo (LaVey, Iglesia de Satán y demás), no tiene que ver con el diablo católico, pero de eso ya he hablado otras veces.
D) Estoy casi totalmente seguro de que la mitad de esos nombres se los han inventado o no tienen nada que ver (oh, cielos, las terribles Hijas de Isis vienen a por nosotros).
Si es que todo es una gran mentira. Y no es tan complicado informarse. La conspiración satánica es una leyenda urbana. Como los cocodrilos de las alcantarillas. Como la chica de la curva. Fin.
J.

Aserejé


Yo trato de pasar página, de verdad, de seguir con mis cosas, poner temas variados, pero es que no gano para sustos. Hace un rato, en ese magnífico momento de no hacer nada que se tiene tumbado en la cama ya despierto pero antes de levantarte, Patricia me dice “oye, pues el otro día leí no se donde que el Aserejé también habían dicho que era satánico”. Yo, que soy un inocente, digo que venga ya, que cual. Pero el Google es inmisericorde:

[Extraido de la página Leyendas urbanas]

CANCIÓN DEL GRUPO ESPAÑOL ‘LAS KETCHUP’
‘Aserejé’ oculta en su letra un mensaje satánico
.> A TRAVÉS DEL JUEGO DE LETRAS -EN INGLÉS Y ESPAÑOL- SE ALABA CONSTANTEMENTE LA HEREJÍA Y SE CITA FRECUENTEMENTE A SATANÁS


Diversas interpretaciones realizadas a la letra de una de las canciones de moda, titulada “Aserejé”, interpretada por el grupo de español “Las Ketchup”, alertan que se podría tratar de una canción de tinte satánico, donde a través del juego de letras -inglés y español- se alaba constantemente a la herejía y se cita frecuentemente al personaje principal, que en el peor de los casos podría ser Satanás.

A la redacción de un conocido periódico Mexicano llegaron inquietudes en el sentido de que al desarticular el título de la canción, “Aserejé”, se desprende la letra “A” (cuyo significado es uno), continúa la palabra ser (de ser) y las últimas cinco letras forman la palabra ereje, (sin hache), es decir, “un ser hereje”.

El primer párrafo de la canción inicia de la siguiente manera;
“Mira lo que se avecina, a la vuelta de la esquina viene Diego
rumbeando…” Aquí, según los críticos, no aparece nada extraño, salvo el nombre Diego, que se interpreta como un mensajero, y la palabra “rumbeando”, de rumbo o rondando. Y continúa: “Con la Luna en las pupilas y en su traje agua marina van restos de contrabando…” El análisis de la estrofa desprende que la Luna en las pupilas sólo se puede presentar durante la noche y en referencia al traje agua marina es que se trata de un color azul (color preferido del Diablo), aunado a la palabra “contrabando”, que se relaciona con la ilegalidad.

Lo más fuerte de la canción, según la interpretación particular de creyentes religiosos, viene en el segundo párrafo de la tan escuchada canción, el cual dice: “Y donde más no cabe un alma (refiriéndose al Infierno) ahí se mete a darse caña (placer), poseído por el ritmo ragadanga” (esta última palabra fue descifrada como ganará).

“Y el DJ que lo conoce toca el himno de las doce (hora en que se realizan los actos y sacrificios satánicos) para Diego la canción más deseada, y la baila, y la goza, y la canta…”, refiriéndose a que este ser está contento.

El siguiente párrafo peculiar y que llama la atención de los jóvenes empieza así: “Aserejé, ja, de je, de jebe tu de jebere sebiunouva, majabi an de bugui an de buididipi”. Aquí aparece la palabra asejeré (un ser hereje), ja (las siglas de Jehová), deje, dejebe tu dejebe (deja tu ser); al unir los vocablos dice “un ser hereje Jehová deja tu ser”. Continúa la palabra majabi, que se relaciona con la palabra “bajan” al ser leída al revés, an de “y han de” bugui an de buididipi (en estas últimas letras fueron encontradas las palabras guían o guiar, el gerundio gui, que en inglés es “we”, que significa nosotros, es decir, “bajan y han de guiar de nosotros” es el mensaje encontrado en la estrofa.

El cuarto párrafo manifiesta: “No es cosa de brujería que lo encuentre tonlos días (pecado) por donde voy caminando… Diego tiene chulería (Lucifer era un ángel hermoso) y ese punto de alegría rastafari afrogitano” (en término afrogitano se relaciona con tribus, cartas y esoterismo, sacrificios). Posteriormente la canción se repite varias veces y algo que ha llamado la atención de los creyentes es que dicha melodía es la primera que saca el grupo “Las Ketchup”, misma que se ha colocado en los primeros lugares de popularidad del mundo.

Para finalizar se indicó que en el nombre “Ketchup” está el término “up”, que en inglés significa arriba, y “chet”, que significa excremento, u otras interpretaciones que al unirse pueden significar un ataque al cielo.

El que tiene oidos para oir, oiga… y el que no, pues sígala escuchando, tarareando y/o cantando, en mi caso, no me atrevería…

Vamos a ver. Yo he estudiado filología, he leído y comentado a los clásicoso barrocos, el culteranismo, el conceptismo, Góngora. Y creo que hay un límite entre una interpretación ligeramente forzada y una absurda. Pero al parecer no todo el mundo sabe de la existencia de ese límite, que le vamos a hacer.
Destaco solamente un par de puntos: como su primera canción ha sido un éxito, indudablemente algo turbio hay, satánico a ser posible. Muy medieval: como su campo da buena cosecha y el mío no, no es que yo sea un hortelano lamentable, es que ella ha hecho un pacto con el diablo.
Segundo: Ketchup. Ketchup. Por favor. Ketchup. Quiere decir eso: ketchup. Salsa de tomate. No puedes decir que es Ketch + Up, es decir, ketch + arriba, y que ketch hay que reordenándolo, y nos da chet + arriba, y chet significa excremento, con lo cual excremento arriba, es decir, un insulto al cielo. Por lo tanto, llamarse “Ketchup” quiere decir “Insulto al cielo”. Supongo que la K se les quedó por el camino, pero representa la kaka de razonamiento que acaban de hacer.
La gente está enferma.
Es más, supongo que el “éxito” de Eurovisión de estas muchchas, “Bloody Mary” [este de cutre ni lo pongo, ahí va el enlace para los valientes], en realidad debe hablar de algún tipo de herejía sobre la virgen (Mary = María), con el “bloody” (sangrienta) haciendo referencia a que en realidad no era virgen o cualquier cosa similar. Seguro.
Aunque claro, Eurovisión es un sitio claramente satánico. No hay más que ver la gente que gana :-). Y dicen Aleluya y todo. Serán satánicos los tíos.

Y ahora, con los oídos más desintoxicado, a pensar en otras cosas.
J. :-)

Más satanismo


Para abundar un poco más sobre el tema, os dejo aquí un pequeño texto que define bastante bien el credo satánico, extraído de la enorme (e interesantísima) página de Blackfer. Mira que son malos los satanistas, ¿eh?

MI CREDO SATANICO

Creo que es el ser humano el centro de nuestro universo, en armonía con su entorno natural.

Creo que soy portador de la magia de la vida y de la muerte, de la creación y la destrucción.

Creo que la satisfacción de mis necesidades humanas, mis deseos y la obtención de la felicidad, deben ser mi objetivo primordial.

Creo que debo valorarme a mí mismo pues soy un pequeño milagro en el universo, único e irrepetible.

Creo que no debo adorar a nada ni a nadie, pues nadie es merecedor de tal adoración.

Creo en aquellos que llevan mi sangre y me son fieles y en otros que sin ser mis hermanos les siento como tales, a ellos les defenderé hasta la muerte.

Creo que debo convivir entre otros seres humanos con lo que me relacionaré siempre y cuando sepan apreciar mis valores y porque no también mis defectos.

Creo que mi vida es finita y cada día es uno menos en la inapelable cuenta atrás, pero la intensidad con la que disfruto de ella me da valor para burlarme de la muerte.

Creo que no temo a nada ni a nadie pues me siento fuerte y capaz de desafiar a todo y a todos.

Creo que la fuerza de un hombre nace en su inteligencia y astucia no en las armas que posea.

Creo que el mayor pecado es no disfrutar de todos los placeres y bienes que la vida nos regale.

Creo que yo soy mi ley y mi juez, el cielo y el infierno, ángel y demonio. Soy aquello que libremente desee sin que nadie pueda imponerme nada.

© Blackfer, 2.004

En este momento es cuando la gente empieza a preguntarse, ¿Pero Juan no decía que era helenista? Lo veo muy sataniquillo ultimamente. Esto va por rachas. Ahora me estoy documentando para un guión, y claro, se encuentran muchas cosas interesantes que no puedo dejar de compartir con el mundo.
Para compensar, y para los que dominen el inglés, os dejo una perla de página, Jesus is Lord (“Jesus es el Señor”). A mí siempre me levanta el ánimo (por no decir que me parto la caja) ver todo lo que es satánico a los ojos de esos señores: el catolicismo, las religiones no cristianas, la wicca (evidentemente), la teoría de la evolución, la televisión. Traduzco sólo el principio, para que os hagáis una idea:

“Querido lector, no estoy online y por lo tanto no veo el correo electrónico. Quizás tú también encuentres a Cristo y dejes internet y la televisión de lado. Lee tu Biblia autorizada del rey James ligitenmente y obedécela. Pide a dios que te muestre los viejos caminos (Jeremías 6:16), el viejo modo de vivir y adorar a Dios. Busca las viejas costumbres: el padre trabajando, la madre cocinando, limpiando y cuidando a los niños…”

Yo le respondería que prefiero coger valores aún más viejos (por eso se les llama religiones precristianas), pero no abundaré más en eso. Así que nuevamente, satánicas vacaciones.

J.

La continua presencia del Satanismo en nuestras vidas


Hay ciertos temas que siempre suelen arrancarme una sonrisa (cuando no una carcajada), y uno de ellos es el satanismo. O más bien la concepción que tienen de él la mayoría. Desde mi punto de vista, el problema esencial que tienen los esforzados luchadores contra el satanismo es el ombligismo: creen que todo gira en torno a ellos, a su Dios, a su Diablo y a su visión estrechita, estrechita del mundo. Veamos un ejemplo. Pasando por Yonkis (pero vamos, igual lo tiene Yonkis que 5.000 páginas similares), el otro día me encontré un enlace al siguiente video de YouTube:

El “ponente” en cuestión es un tal Aaron Guzmán, predicador de oficio. Tras escucharlo un par de veces he sacado tres conclusiones, por este orden:
I. Con todos los respetos que se merece (y que los calcule cada uno), hay gente que de tanto leer se vuelve tonta, y no precisamente novelas de caballerías.
II. Las fuerzas satánicas no pueden obligarte a ver tres horas de porno interracial sadomaso alemán. Existe una opción vital llamada cambiar de canal o incluso (INCLUSO) apagar la tele.
III. Si al final voy a tener que ver Buenafuente y todo, ahora que se ha pasado a la Sexta.
Por no hablar de la incultura. Evidentemente, este señor que a pesar de sus férreos valores cristianos es capaz de ver tres horas de porno aleman interracial sadomaso sin cambiar de canal, no es capaz de buscar un poco de verdad. O a lo mejor sí, pero no le interesa esa verdad para asustar a sus feligreses. Me pregunto yo si sabrá quién era Anton Szandor LaVey

o si se ha pasado por la página de la Official Church of Satan (que está reconocida oficialmente como religión en los EE.UU.). Incluso tienen parte de su página web en español, para que no se diga (aunque en mi navegador al menos no pone ni una tilde en condiciones).
En cualquier caso, viendo que Buenafuente corre el peligro de ser linchado por masas cristianas enfervorecidas (si es que no hay nada peor que un pacifista violento), que tenga cuidado Mike Mignola, que eso de que su personaje principal sea un demonio tiene que ser claramente satánico. Y además con amigotes raros. A la hoguera con ellos. Aunque claro, probablemente no se quemen.

Como nota final, añadire que, como habrán visto los cinéfilos de ojo agudo, efectivamente, en el poster de Hellboy le inflaron el escote a Selma Blair. Que duro es el marketing.

Satánicas vaciones ;-)

J.