(Des) Centrado

spin_top_by_ellothei5828

El curso avanza, ya vamos camino de la mitad del primer trimestre, y me está resultando complicado centrarme. Por no decir que imposible. En otros años a estas alturas ya estaba puesto en mi papel. ¿Dónde está el problema? Que este año cuanto menos mi papel es difuso. ¿En qué me centro? Soy profe de Lengua cuatro horas a la semana de mis veinticinco horas de permanencia. Pero es que cuatro horas a la semana también soy profe de Ética. Y cuatro horas soy profe de Teatro. Y cuatro horas soy profe (cutre) de Inglés. Y tres horas soy profe de latín. Y cinco horas estoy en la biblioteca haciendo cosas de bibliotecas. Y en los huecos pienso y hago cosas de feminismo y coeducacion. Así que vuelvo a preguntar, ¿en qué me centro? ¿qué soy este año?

Atendiendo a mi especialidad soy profe de lengua, indudablemente. Pero atendiendo a la cantidad de alumnos a los que les doy clase, soy profe de Ética. Y atendiendo a la ilusión y el disfrute soy profe de Latín. O de Teatro. Y mi corazón sin duda es primero de mis alumnos, pero después de la biblioteca más que de ningún otro lugar del centro.

¿Y qué implica el estar descentrado? Que siempre tengo trabajo. Que tengo siempre muchas cosas que preparar. Que siempre tengo la sensación de que me falta algo por terminar (y casi siempre es verdad). Y a esto podemos añadir también que el final del verano fue tremendamente centrado, cuando era simplemente escritor. Con lo cual ahora mismo estoy des-descentrado. Supongo que la solución es simplemente seguir moviéndome, seguir girando y haciendo todo lo que tengo que hacer, para coger velocidad y, como una peonza tambaleante, lograr enderezarme firmemente y continuar dando vueltas el resto del curso.

J.

Agosto (Islas)

Pingtan_island_by_foureyesAcaba julio, y ha sido tremendamente fácil adaptarme a la tan deseada rutina del aislamiento y la tranquilidad. El pequeño espacio de mi isla con mis cosas. Lo necesitaba. Ordenar, lo tangible y lo intangible. Despejar la mente y el espíritu y el corazón. Descansar. Y trabajar, mucho. Ya lo avisé. No soy un náufrago, soy un prófugo. Así que me temo que esto no es para avisar de que vuelvo al mundo. Ni remotamente. Pienso pasarme todo agosto también en mi isla, salvo que llegue alguna privilegiada botella que me impulse a salir un ratito (ya sabéis que yo soy mucho de «si me llamaras lo dejaría todo», pero mientras no me llamen aquí pienso quedarme).
Ya en septiembre quiera o no se acaba esto. Y voy a necesitar muchas fuerzas, y muchas ganas, y tener las ideas muy claras. Así que ha seguir oculto.

Para todo lo demás, Las Casas de la Carne :-)

J.