¿Por qué (Linux vs pasividad)?


El renacer invernal de V de Bardo ha despertado mi vena combativa, así que voy a volver a dar la brasa con lo mismo, pero sólo un poquito. Ante la pregunta “¿Por qué usas Linux (Ubuntu en mi caso)?”, hasta un paleto como yo puede darte tres o cuatro razones sólidas (es gratis, me permite hacer todo lo que quiero, es seguro, los principios morales en los que se basa me parecen correctos), y los expertos podrían darte un camión de razones. Pero es que la pregunta puede volverse fácilmente del revés, a “¿Por qué no usas Linux?”, y en la inmensa mayoría de los casos la respuesta es única: “Porque el ordenador venía con Windows”, como mucho con el añadido de “…y ya me he acostumbrado”. Lo cual es una razón bastante triste (entendiendo triste no como lo contrario de alegre, sino como una mierda de razón). Esa pereza incluso para algo que es bueno para nosotros, ese retorno virtual al “Vivan las cadenas” dice mucho sobre la sociedad en su conjunto. Pero yo soy muy pesado cuando hace falta, así que seguiré insistiendo. :-)

J.

El apóstol del software libre


Una compi del instituto me dice medio en broma medio en serio que soy el apóstol del software libre. Y algo de verdad hay en ello, por qué negarlo. Tengo la firme convicción de que el software libre no sólo es bueno, sino necesario; y de que muchas más personas lo usarían si lo conocieran. La otra mitad de esa convicción, es que Microsoft es malo, y Apple regular, ya la comparte la mayorría de la población mundial (vale, quizás lo de Apple no, pero tiempo al tiempo). Así que voy a seguir predicando, pero no con recursos en sí, sino con uno fondos de Ubuntu chulos, obtenidos en Deviant Art (que sí, también tiene mucho que ver con el contenido libre).

J.

Richard Stallman en Público


Richard Stallman

Hay dos posibilidades: o los usuarios tienen el control del programa, o el programa tiene el control de los usuarios. El primer caso es el del software libre. En el segundo caso, el programa se llama privativo porque priva de su libertad a los usuarios. Hay alguien que sí tiene el control del programa y, a través de él, tiene el control de los usuarios, los somete y, por tanto, genera un sistema de poder injusto.

http://www.publico.es/ciencias/404415/apple-ha-hecho-que-la-gente-admire-programas-que-son-enemigos-de-su-propia-libertad

No tengo más que añadir :-) . Yo no estoy ahora mismo para irme de acampada a una plaza, pero creo que puedo poner mi granito de arena insistiendo por el camino del software libre. Y además, Ubuntu para móviles y tablet cualquier año de estos :-D .

J.

Tron, muchos años después, y el efecto Ubuntu


Anoche vi Tron Legacy. Hace unas semanas cometimos el error de volver a ver Tron, y nadie nos devolverá esa hora y media de nuestra vida (que aburrido, por favor. ABURRIIIIIIDO), pero ha valido la pena por ver la evolución estética tan interesante que han hecho con todos los conceptos visuales de la película original: las motos, los “paranoides espaciales”, el barco que va por el haz de luz, los trajes. Está todo (vale, los tanques no), pero mejorado. Muy mejorado. Ya no duelen los ojos de verlo tras media hora. También me ha gustado mucho el efecto del Jeff Bridges joven mediante efectos digitales, y ahora tengo de fondo de escritorio a Quorra tumbada en el sofá, pero vamos a los detalles interesantes que te hacen reflexionar.
1) ENCOM: el efecto Microsoft. Una multinacional muy mala, que monopoliza el mercado de los sistemas operativos, y de la cual se dice al principio más o menos “Con lo que cobramos a colegios y estudiantes por nuestro SO, ¿qué cambios hemos introducido en la versión nueva?“, a lo que responde el malvado directivo “Hemos cambiado el dibujo de la caja”. Todos tenemos claro hoy en día que Microsoft es malo, y el prota y su papi creen en el software libre, y que debería ser de todos, que se pensó para que fuese así y ahora lo están vendiendo malvadamente. Lo cual nos lleva a la segunda parte:
2) Tron y Ubuntu: en realidad, el SO de ENCOM se pensó para ser gratuito, y cuando vemos en un pantallazo la terminal, resulta que, directamente, están corriendo Ubuntu :-).
tron-legacy-ubuntu
Fijaos al final de cada línea que está corriendo en el terminal :-). Usan Ubuntu, pero está feo decirlo. Ese es un detalle interesante, igual que en Matrix, cuando hackeaban la terminal utilizaban Linux. Un pequeño toque de realismo.
3) Usuarios vs Programadores: en la película original de Tron, la dualidad era programas y programadores. En la de ahora, es programas y usuarios. Los programas luchan a favor o en contra de los usuarios, no de los programadores. Así es como ha cambiado el mundo en los últimos treinta años: antes la informática era de unos pocos, y ahora de todos. Es curioso, porque de modo subyacente mantienen la diferencia. Flynn hijo es (más o menos) un usuario, y pega leches, conduce como un profesional, hace salto base… Es el Batman de la peli :-). Y los programas pegan leches, conducen, hacen salto base… Y luego llega Flynn padre, que es el auténtico programador, y hace el efecto Matrix :-) (no de dar patadas voladoras en bullet-time, sino de reprogramar el código). A mí me ha molado :-). [También hay otros momentos Matrix, como el pseudo Merovingio del club, pero menos interesantes. Y esto no es necesariamente una crítica. Quejarse porque una película de un mundo virtual informático tenga cosas al estilo Matrix es como quejarse porque un libro de fantasía medieval tenga cosas al estilo de El Señor de los Anillos. Y el momento Darth Vader del principio, claro :-)].
Conclusión: un 7 :-). Más si de pequeño vistes la antigua.

J.

Kill Bill :-)


Últimamente, el pluriempleo en la web me está dominando. Entre Dracma, la web del Departamento de Lengua (no, no voy a poner enlace todavía, que es sólo un esqueleto feo), y las ramificaciones de ambas, no paro. Con lo cual me veo tratando temas en sitios muy variados, y da pereza reescribir lo mismo en varios sitios. En cualquier caso, Sombra y Sauce es ante todo un blog personal, es decir, un caos informe de lo que me va apeteciendo en cada momento, y no me apetece tratar aspectos demasiado concretos o técnicos aquí. En cualquier caso, si Sombra y Sauce habla de algo (MODO EGO ON: aparte de de mí mismo, claro :-) MODO EGO OFF) es de educación, o de mi relación con la educación.
El asunto, una vez superada la habitual digresión inicial que no se sabe hacia dónde va a tirar, es que relacionado con Dracma voy (muy despacito) dando forma a V de Bardo, un blog centrado en hacer llegar a mis alumnos y alrededores lo poco que sé de Web 2.0 y software libre. Y en V de Bardo es donde hace un rato acabo de tratar un tema para mí importante (¿veis como al final acabo llegando al tema?), que es huir de Windows, de las cosas mal hechas y de lo absurdamente caro. Así que aquí os dejo el enlace a la entrada, y cuando vaya poniendo más cosas que me parezcan apropiadas para “reblogearlas” aquí, iré avisando. Pero prometo no dar tantas vueltas como en esta entrada.
J.

Dadme un manual y dominaré el mundo


Últimamente estoy consiguiendo hacer muchas cosas sin comprender realmente lo que estoy haciendo. Por ejemplo, con el Ubuntu. Una de las cosas extrañas (y para mi buenas) de Linux es que todo se puede apañar o toquetear con comandos. Como en los viejos tiempos. Así que si después de estar trasteando con los monitores duales no me aparecen las barras del menú, no me dejo dominar por el pánico (bueno, sólo la primera vez :-) ), sino que busco en internet, donde algún amable linuxero veterano me informa de que para arreglar los paneles desaparecidos sólo tengo que hacer:
Alt+F2
gnome-terminal
gconftool –recursive-unset /apps/panel
rm -rf ~/.gconf/apps/panel
pkill gnome-panel
Y listo. ¿Qué quiere decir “rm -rf ~/.gxonf/apps/panel”, por ejemplo? Ni idea. Ni la más remota idea. Es magia. Pero funciona. Poco a poco voy quedándome con los comandos (por ejemplo, ya sé que es sudo :-), e incluso la diferencia entre aptitude y apt-get), pero en general no tengo ni idea de lo que estoy tecleando en la terminal. Y mola.
Y luego está el instituto, claro, donde estoy tratando de instalar una base de datos MySQL (o algo así) en un sitio web gratuito que he creado, con la intención de poder subir la base de datos del programa de bibliotecas Abies y que se consulte desde internet. Nuevamente, sin tener ni idea de lo que estoy haciendo, y tirando de manuales y páginas web :-). Así es el mundo moderno. Si lees los manuales puedes ser el amo (juas, juas, juas, risa malvada). Si no, estás indefenso.
J.