Midiendo el tiempo con canciones

Con la boca seca, los ojos llorosos, un nudo en la garganta, y el corazón encogido. Así he acabado. Y eso que me he escuchado el disco en un momento de energía positiva, comprando animadamente cosas para Nochevieja en el Merca.

No sé si es una cualidad intrínseca del disco, o si es que toca ciertas cuerdas de mi interior que resuenan, o si es que todas las canciones van entrando sin un respiro de un tema alegre y desenfadado, o insulso y que no me guste.

En cualquier caso, enhorabuena para Ruidoblanco por este Midiendo el tiempo con canciones. Pero yo diría que no es apto para días tristes, momentos melancólicos, tardes de lluvia ni nada parecido. Sólo a pleno sol, con la sonrisa firme, y a aguantar el precioso tirón :-).

J.